Pero… ¿Qué ha pasado aquí?

Se despista una un momentito (de casi dos meses) y le cambian hasta el diseño del blog. E incluso se pasa a WordPress porque dicen que es lo que tienen que hacer los mayores… Vaya, vaya.

A mí esto de escribir para contaros que tengo diseño nuevo y pedir perdón por la ausencia me parece ultraantiguo: desde que los blogs se han profesionalizado tanto nadie deja el suyo sin actualizar tanto como yo, no vaya a ser que caigan las visitas y justo ese día entre Chanel para ofrecerte un post patrocinado que flipas y reflipas y tú ahí, sin actualizar, con un post, ¡DE AYER!

Pero yo soy así, tampoco creo que me hayáis echado tanto de menos y lo tengo comprobado: en tu vida virtual tienes una importancia limitada. Me explico: desde hace meses ha desaparecido una persona de nuestras vidas (de muchas vidas, porque tiene muchos seguidores) y sólo he visto a una persona preocupada por su desaparición. Ya no escribe para el medio en el que colaboraba, no tuitea, no actualiza su blog, NO EXISTE. Y me consta que es una persona que existía físicamente porque coincidimos una vez, pero en el 2.0 se ha desvanecido. ¿Dónde está? ¿Le habrá pasado algo? Compartí está inquietud con mis conocidos, algunos en común con ella y soy la única a la que le ha preocupado.

De este análisis deduzco que si he estado dos meses sin publicar no sólo os ha resbalado sino que no os había dado ni cuenta. Mejor para mí pero, Becaria de la Moda, vuelve, que me tienes preocupada.

PD para mi hermano: me tienes que poner todavía unas cuantas cosas en la barra lateral, un beso.

Deja un comentario