viernes, junio 29, 2012

Plan para el fin de semana: irse lejos o derretirse en Madrid

Comienza esa fantástica época en la que dicen que Madrid es genial porque está vacío. ¿Sabéis por qué lo está? ¡PORQUE HACE TANTO CALOR QUE ES INSOPORTABLE!

Me río yo de esa gente que se las da de guay por quedarse por aquí: no somos guais, somos pringaos, y con mis sandalias primarkosas quedándose pegadas al asfalto es imposible disfrutar de todos esos sitios que decís que no véis porque normalmente están llenos. Además, os contaré una cosa que desmantela todas vuestras mentiras: algunos sitios también cierran. Así que menos lobos caperucitos e iros en busca del sol a Torrevieja.

...

El tema es que a mí Madrid en verano ni me gusta ni me disgusta. Me da bastante igual. Entonces, ¿por qué me quedo aquí verano tras verano? Hasta ahora, porque tenía que estudiar, ahora porque Pedro tiene que trabajar... Al final me temo que mis hijos nunca vivirán veranos eternos y sólo conocerán el estanque del Retiro (que por otra parte, verde y todo, puede que esté más limpio que las playas del Mediterráneo).

Si, como yo, tenéis que quedaros aquí a haceros los chulitos con lo de que Madrid mola mazo, pues tengo un plan medianamente chulo. Si tenéis la suerte de iros, os lo guardáis para el otoño, y todos tan contentos.

La idea es visitar el paseo de las estrellas de Madrid. Poco conocido pero con actores tan famosos como los siguientes:






En realidad es bastante desconocida, pero se inauguró hace un año (el 26 de junio, así que justo justo un año), ¡a pesar de estar en el centro de Madrid!

Me parece uno de esos lugares curiosos para enseñar a cualquiera: está justo al lado de Plaza de España, en la Calle Martín de los Heros.

Allí podéis hacer otra cosa más, que no sólo de paseos vive el hombre: ¡comer! [Bueno, yo ahora no, pero el día que hice las fotos sí, la verdad]





En esa misma calle hay una crepería en la que venden, como podéis ver, unas cosas deliciosas... ¡Y nada caras! Totalmente recomendable.

Y si pasáis de ese churretón de chocolate y queréis tomar el café o el postre, justo enfrente hay uno de esos sitios encantadores (de este no puedo hablar pero le hice foto para recordarlo y volver): un café librería, el Gatopardo, que pertenece a los mismos dueños de el "Ocho y Medio", la mítica librería de cine (ojo, en 11870 no lo ponen muy bien, pero yo suelo probar a ver porque sólo son un par de comentarios y sólo me fío a partir de los diez)




¡No os quejaréis! Un plan completito para haceros los guachis mientras los demás se queman como alemanes en la playa...

jueves, junio 28, 2012

Cómo comer con palillos chinos

Muchos sabréis que me vuelve loca el sushi. Antes no me gustaba y ahora soy una auténtica adicta... Claro, como con todo, me pasa que me encapricho cuando algo ya se ha vuelto totalmente 'mainstream'.

El caso es que mucha gente no entiende que el que me guste el sushi no tiene por qué darme habilidades que no tengo: "¿Con lo que te gusta, y no sabes coger los palillos?" No, no sé coger los palillos, pero tengo dos carreras. ¿Qué pasa?

Me he puesto hasta tutoriales:



Ojo, que se pasa dos minutos y pico repitiendo cómo colocar los palillos... Bueno, pues ni con esas me sale.

Viendo mi inutilidad manifiesta, el año pasado, cuando estuve en el Kabuki de Tenerife (qué feliz era yo por entonces), me dieron un aplique para niños, en el que se incrustan los palillos y haces como pinza. ¡Era genial! Lamentablemente, lo he metido en algún bolso y lo he perdido...

Así que os voy a contar un secreto: el otro día, ya no sé ni cómo (bueno, sí lo sé, después de haberme comprado unas gafas de sol a lo Hello Kitty, ya os las enseñaré cuando lleguen), acabé descubriendo los "training chopsticks", o sea, los palillos de entrenamiento... ¡Y son ideales!

Me falta decidir cuáles me compro... ¿Me ayudáis?
Elegantes
Un poco infantiles...


¡Y muy infantiles! Pero, claro, son mis favoritos...



miércoles, junio 27, 2012

Esto es Marbella



O, al menos, lo que se puede ver de Marbella en un par de paseitos. Imagino que este pueblo/ciudad es muuucho muuucho más, y no me importaría descubrirlo.

Me parece alucinante el contraste entre Marbella pueblo y Puerto Banús, separados por esa Milla de Oro que es más increíble todavía. Frente a una de las puertas de entrada al complejo del príncipe saudí (si no me equivoco, es saudí, pero puede que sea de otro sitio y me lo esté inventando alegremente), vi una pequeña urbanización de lujo que en su interior albergaba las casas como si de un pueblo andaluz se tratase: con calles estrellas, cuestas... ¡Un pequeño pueblo dentro de una urbanización de millonarios! ¡Y lo fuerte es que me fliparía vivir ahí!

En fin, para una vez que tengo fotos medianamente buenas, os dejo con ellas, no sin comentar previamente que, viendo la cantidad de fotógrafos que rondan a los famosos en el puerto habitualmente, lo esperaba algo más ancho. ¿Alguien sabe si alguno ha caído al agua con la tontería?


Pescados, mariscos... Y un LAdy Dior si se le ofrece también, señora. 
El ayuntamiento... Muy poco espacio para tanto dinero. [Y para que entrase Jesús Gil ya no te cuento]



Lo normal es hacerse una foto delante y decir: "Mi yate." A mí no me pillaréis en una de esas... Me mareo sólo con verlos tan inestables.

Un masajito... ¿En mitad de la playa?

Venga nena, ¡lo estamos dando, lo estamos regalando! ¡Con un 30% de descuento!




Mi nuevo secreto

Me lo trajo mi amiga Alicia de Marruecos y ya no puedo vivir sin él.

Es mi nuevo pintalabios de henna. Es verde, pero queda rosa.






¿A que es raro?

Pues dura todo el día y lo genial es que encima hidrata porque está hecho con henna y aceite de argán. Ni Chanel ni Chanol, ¡yo con mi pintalabios marroquí ya no quiero otra cosa!

Si conocéis a alguien que este verano haya decidido (quizá alguien un poco masoca, deseando achicharrarse en medio de África) ir por allí (espero que ninguno de vosotros, porque os tengo cariño), pedidles que os lo traigan, ¡creo que no vale más de dos euros!

martes, junio 26, 2012

Breakfast no, ¡Brunch at Tiffanys!

Eso de desayunar está pasadísimo. Lo sé yo, lo sabéis vosotros y lo saben, por supuesto, en Tiffany&Co.

Hace unos días me mandaron una de las invitaciones que más ilusión me han hecho en los últimos tiempos: ¿qué tendrá ese color suyo para que a todo el mundo le corra un gusanillo por el cuerpo? Para mí representa el lujo, el 'glamour', la elegancia, los sueños... Y, sobre todo, significa Nueva York.

Sé que Tiffany&Co. es ya una marca internacional, pero para mí sigue siendo la Quinta Avenida y uno de mis sitios favoritos en el mundo (el resto está también en Manhattan, ¡qué casualidad!), por lo que, por una vez, primó más el sitio que la comida (aunque hubiese aceptado igual sólo con la palabra 'brunch', no me las voy a dar ahora de otra cosa...)

Muy bien tía, vas a Tiffany&Co. y te colocas el casio que ya no está ni de moda. De ese flequillo, ni hablamos, y lo de la hamburguesita ya es tan normal que no merece ni nuestro desprecio...


Allí disfruté de un par de horas geniales: normalmente me da mucha vergüenza entrar en este tipo de sitios. Sé que no voy a comprar y sé que ellos lo saben.






"Aun así serán encantadores" te dice la gente.






Bueno, no lo niego, pero en Nueva York tuvimos la mala suerte de dar con la única que no lo era: cuando entramos en la sede de la empresa, esa fábrica de sueños frente a cuyos escaparates desayunaba unos churritos Audrey Hepburn, y quisimos subir a una planta, una dependienta le dijo, amablemente, a quienes se encargaban del ascensor, que íbamos a la segunda... ¡Sin habernos preguntado! Efectivamente, esa era a la que íbamos pero... ¡Ella no lo sabía! Supongo que nos vio cara de pobres, de turistas, de españoles (estaba lleno) o de todo a la vez. Pero duele. Mucho.

En fin.





El caso es que en Madrid eso no pasó, la verdad, porque fueron ENCANTADORES con nosotras.

Nos habían reunido para enseñarnos un nuevo material que se han inventado para celebrar su 175 aniversario, el rubedo. O sea que ahora tenemos oro, plata, bronce, cobre, titanio, lo que te venden en algunas tiendas como plata pero que te deja el dedo verde, etc., etc., y rubedo, que encima es más bonito que muchos de esos porque tiene tendencia al rosa (¡yupi!)






Mi pieza favorita de la colección, por cierto, es este brazalete. Yo ya lo conocía, porque lo saqué en uno de los especiales de YO DONA, que es la manera indirecta que tengo de pedir cosas: si elijo yo los regalos, se supone que me gustan a mí, ¿no? Pues nadie lo coge...

Ya, ya veo que vosotros también hacéis oídos sordos...

En fin, no me importa, porque al final de la visita en Tiffany&Co, que son encantadores, me dieron un detalle muy especial: ¡MI PRIMERA CAJITA VERDEEEEEEEE!



lunes, junio 25, 2012

Volver a empezar

Casi me da hasta vergüenza deciros esto... Estoy a dieta. Sí, de nuevo. Sí, de nuevo digo "de nuevo." 

Tengo una amiga que dice que las personas que están (estamos) constantemente a dieta son precisamente las que nunca parece que lo estén. Empiezo a sospechar que este es mi caso, la verdad.

Recuerdo cuando, por primera vez en mi vida, hice un régimen. Fue después de que me detectasen el hipotiroidismo y quería perder unos kilos (la verdad es que mi objetivo es llegar a lo que pesaba... ¡antes de ese régimen!) Estuve unos 9 meses y me fue muy bien, pero alguna gente pensaba, ya entonces, que me pasaba la vida a plan. Me enfadaba muchísimo porque no era cierto y, ahora que lo es, ¡me sigue molestando igual!

Ojalá pudiese estar delgada siempre, ojalá supiese cuidar SIEMPRE lo que como, pero ninguna persona es igual y he aprendido a asimilar que, a pesar de que no tengo una malísima alimentación, mi cuerpo necesita aún más. Hay que ser estrictos... ¿Qué le voy a hacer?

Así que he vuelto a la nutricionista del Hospital Nisa Pardo Aravaca, la doctora Santacruz, con la que tan bien me va, que entiende mis necesidades y que además me da unas ideas de menús deliciosos. Para una cocinillas como yo, ¡esto es imprescindible!

La semana que viene os contaré mis avances y puede que comparta alguna de mis recetitas, ¡a ver si os animáis como yo! Estamos ya en pleno verano, nada de operación biquini, pero... ¿Qué puedo hacer si no he llegado a tiempo al lucimiento en la piscina?

viernes, junio 22, 2012

Premios Internacionales YO DONA 2012

(O "la fiesta YO DONA", como la llama todo el mundo)

Dada mi enfermedad transitoria de ayer (pongo al barman por testigo de que jamás me beberé tantos daiquiris sólo porque "no saben a alcohol"), no os he podido contar nada todavía de la fiesta. Os dejo con mi sencillo 'look' y no porque me haya vuelto egoblogger (ojalá) sino porque muchos me lo habéis preguntado y no sé qué os pensáis pero iba más que sencilla y vestida por Amancio Ortega.

Luego os cuento detalles, que ahora tengo que trabajar (lo creáis o no) (sí, trabajar en pijama, sí...)


Actualización (24/06/2012)

Ahora sí que sí os puedo contar un poco cómo es "una fiesta de famosos", que al fin y al cabo es como las llama hasta mi madre, aunque según dicen algunos esta es una de las mejores de Madrid (no sabría yo qué decir, la verdad).

Hola Blanca, tu novio es muy guapo pero no tiene la voz ronca y mira que lo siento, ¿de quién vas vestida?


Para empezar os contaré que, a pesar de que a esta fiesta se invite a mucha gente (este año, 400 personas), suele ser un grupo bastante selecto en el que es muy difícil entrar: conseguir invitación es imposible y en muchas ocasiones no se permite llevar acompañante por problemas de aforo. ¡Es tarea complicada!

El desarrollo habitual suele ser: paso por photocall, cóctel, entrega de los premios, cena y copas.

Para mí lo más divertido suelen ser la cena y las copas ya que normalmente en las tres primeras fases estoy a tope contándolo en Twitter, y este año, además, en un "en vivo" (que es como se retransmiten las cosas en tiempo real en las páginas de elmundo.es). Ya en la cena tengo tiempo de hablar con la gente de mi mesa (siendo tan selecta la lista de invitados hay de todo: famosos y no famosos, pero gente interesante, ¡siempre!) 

Mamen Díaz Alersi y Jose Airam.
¡Salmorejo! Cómo me conocen... Igual fue eso lo que me sentó mal...


Os diré que estos tres años, siempre me ha pasado igual: me ven con el móvil en la mano, este año hasta con iPad, y acabo evangelizando a todo el mundo sobre las bondades de Twitter... Yo no sé cómo no me dan acciones pero bueno, todavía estoy esperando la llamada de los señores de Primark así que lo mismo es.

Y luego, ¡al fin! Las copas... Bueno. Eso a partir de ahora ya no va a ser porque he descubierto que mi límite está en agua en la cena y un mojito después. Ahí terminarán, desde ya, mis paseos a la barra de cócteles, pero bueno, eso el miércoles aún no lo sabía...

Vodka con wasabi...

Daiquiri...


Sí, guapa, sí, tú sigue haciéndote fotos con copas en la mano que vas a acabar fenomenal...


La música en las fiestas de YO DONA es muy divertida, he de decir, porque Alaska y Mario Vaquerizo llevan dos años ofreciéndose, como regalo hacia la directora y la revista, para pinchar un ratito, ¡y a mí me encanta lo que ponen! Lo malo es que como suelo encontrarme con gente (no sólo mis compañeros, sino amigos, conocidos y gente que me presentan), me paso media noche hablando y al final casi ni bailo ni nada.



En resumen: no sé si es la fiesta más divertida de Madrid pero para mí es la ocasión perfecta para reencontrarme con mis amigos antes del verano... ¡Y que nos quiten lo bebido 'bailao'!


¡Que yo no beso a cualquiera! ¡Sólo a Rubén Bejarano!

lunes, junio 18, 2012

El Catorialist

Lo sé, no tengo palabra, pero es que en cuanto veo algo de gatos siento la necesidad de compartirlo. Como ya no vivo con los mayores fans felinos que conozco (mis padres), os toca a vosotros soportarme. Así que ya no puedo prometer más veces que no voy a hablar de ellos porque todos sabemos que va a ser mentira.

Sin embargo...

NO TE VAYAS TODAVÍA 
no te vayas po' favó

Que esta vez va a ser divertido porque a Scott Schuman le ha salido competencia. He descubierto un nuevo blog de 'streetstyle' cuando ya pensaba que el fenómeno empezaba a perder fuelle... ¡Nunca se sabe!




Como veis, el diseño de The Catorialist es EXACTAMENTE IGUAL al que tenía el Sartorialist hasta hace nada. La cabecera, las fotos y hasta los titulares, con la ciudad en la que se tomó la foto, todo es igual pero MEJOR. Porque son gatos y eso ya lo convierte en megagenial al instante.

Ojalá conocer al fotógrafo, a su novia, y que le den un premio del CFDA.


Detalles masculinos, Milán [No os perdáis la historia que cuenta, ¡Sartorializada total!]

Giorgio Armeowni, Milán 
Este lo saco más que nada porque... ¡es como mi gata Mechis! ¡No es única en el mundo! Eso sí, la mía no tiene esa cara de pena, que conste.

sábado, junio 16, 2012

La Condesa solidaria


Veo con admiración y cariño cómo gente que conozco de hace tiempo sale adelante con sus bonitos proyectos. Es el caso de Cristina Piña, por ejemplo, o Marina, más conocida como La Condesa.

Si os hablo del éxito de sus chaquetas la verdad es que no os descubro la fórmula de la masa de Telepizza (el secreto está en la masa, sí, y en la grasa, desde luego...), pero ahora os voy a enseñar su último megahit: ¡camisetas!

El otro día las presentó en Speed&Bacon, un espacio multimarca precioso que merecería la pena un post para él solito (después de haber estado en 10 Corso Como puedo decir que Madrid está a la altura con todas sus versiones pequeñitas), en el que podéis comprar piezas de su firma.






Allí, ya os lo avisé ayer, me volví a encontrar con Darío Barrio. Guapísimo. Con un cátering riquísimo. Guapísimo... En fin, que me lío.

La cosa: que Marina ahora se ha lanzado a hacer camisetas, ¡y son una pasada! De momento hay sólo un modelo, pero tiene sentido, porque encima... ¡Tienen fin benéfico!

Sus beneficios se destinarán a la Fundación Diversión Solidaria que hace algo que, por cierto, va mucho con mi filosofía de vida: llevar sonrisas a quienes más lo necesitan (a ver si os creéis que yo lo doy todo en este blog sólo porque me sale innato...)





Así que son bonitas y con un buen fin. 

Me alegro tanto por Marina y por lo guapos que vamos a estar todos con esa MARAVILLA de camisetas...

viernes, junio 15, 2012

Plan para el fin de semana: encontrarse con Darío Barrio

A ver, ya sé que el título es un poco así asá, que para vosotros/as encontraros con el chef más guapo de la televisión no es algo normal. Pero es que me venía de perlas para contar una historia, que iré ilustrando con imágenes.

Resulta que yo era una joven becaria en la Cadena Ser allá a principios de siglo y un día me mandaron preparar varios reportajes para Darío Barrio.





Que si un cóctel por aquí, una comida de ochocientos platos por allá y... ¡Ajá! ¡El reportaje estaba hecho!

Darío vino y, encantador, nos contó que su plato favorito eran los huevos fritos. ¡Minipunto y punto para el equipo de los chefs guays!








Pasó el tiempo y yo era becaria (sí, siempre he sido becaria) de Yo Dona. Había que grabar un reportaje con varios cocineros y uno de ellos... ¿Quién era? De nuevo, Darío Barrio.

Guapo, guapo.




Siguió pasando el tiempo, porque el tiempo es lo que hace, pasar, y me dicen que voy a hacer mi primer viaje con la revista: ¡A Tenerife! Oeeeeoeoeoéeeee.

Basta.






Nunca he estado en Tenerife así que ya me imagino comiendo papas con mojo como si no hubiese un mañana. Me dicen que allí tengo que grabar a... ¿Lo adivináis? ¡Darío Barrio!

"Esta es la mía" me digo. Juntos en Tenerife, nunca olvidaremos ese viaje, nunca me olvidará.

Efectivamente, nunca olvidaré ese viaje... que nunca hice. Gracias César Cabo, gracias controladores por esa huelga salvaje. Aribrasau se quedó en tierra mientras que Darío Barrio disfrutaba de Tenerife. Había salido antes que yo, ¡afortunado!






Pasa más tiempo (qué pesadito se pone también...) y tengo una presentación. ¿Dónde? ¡En dASSA bASSA! ¿Con quién? ¡Con su dueño, Darío Barrio! Como allí, hacemos unas risas, jijí, jajá, le cuento toda mi historia y...

Bueno.

Pues así llegamos al mes de junio de 2012. Madrid. Una cita con Premiumfest para probar las tapas del dASSAbAR. ¡Qué maravilla! Hamburguesas de carrillera (en honor de Leonor Watling -que por cierto estaba en la puerta del bar cuando salimos y luego también me la encontré en Gijón, se ve que tengo un imán para determinados famosos-), salmorejo de remolacha, patatas con salsas, ensaladilla, calamares, trigueros, tomates... En fin, ¡todo eso que no veis en las fotos porque me dejé la cámara y ya veis lo bueno que es mi móvil!

[Siendo sincera, esperaba haberos despistado con todas mis historias y que no vieseis que no sé hacer fotos en la oscuridad... Pero en fin, voy a probar otra excusa]

[Ejem]

Además, el hacer las fotos tan mal tiene su motivo (...): ¡así estáis obligados a ir a verlas y probarlas en directo!

Total, que me lío, que las tapas están buenísimas, que tienen el plato más famoso de Darío (crema de patata con huevo cocinado a baja temperatura y setas), ese que copian TODOS los restaurantes, que además es el único bar que tiene tantas referencias de vino por copas gracias a un sistema de conservación muy chulo que nos enseñaron (y que os pueden enseñar si van), que las tapas son de un precio moderado (rondando los 5 ó 6 euros, ¡eso en Madrid es una maravilla!)... Y, eso, que Darío, una vez más no se acordaba de mí.

Pero no pasa nada, porque unos días más tarde volvimos a encontrarnos, me miró con la mirada perdida y ahí sí, finalmente reconoció que le sonaba de lejos... ¡Aleluya!


PD: En Premiumfest hay un concurso MEGACHULO en el que puedes presentar tu tapa. Si la eligen, irás al restaurante a hacerla con Darío (esta es la mía), cenarás allí con quien quieras y estará en la carta del bar durante una semana. Yo estoy pensando qué presentar. Esta vez voy a dejarlo patidifuso...


PD: Por cierto, que el plan es que vayáis a probar las tapas, que ahora que os he dicho que no es tan caro seguro que os da menos reparo entrar...

jueves, junio 14, 2012

Sin los "Los Juegos del Hambre" mi vida está vacía

Creo que, como soy un poco repetitiva y tengo tendencia al lugar común, ya he explicado más de una vez aquí lo vacía que me siento al terminar un libro. 

Imaginad si se trata de una trilogía.

Imaginad más todavía si se trata de "Los Juegos del Hambre" (o "Hunger Games" para mí, que soy una redicha y una flipada y los he leído en inglés) (así me he evitado leer lo de "Sinsajo" en la tercera parte... Mucho, muchísimo mejor, "Mockingjay").

Total, que durante un mes mi vida ha girado en torno a Katniss, Peeta y hasta el gato de la hermana de Katniss (por cierto, gatos, amor, amor). Y ahora, ¿qué hago yo? Porque la historia se ha acabado para siempre, y aunque quedan dos pelis... Bah, ya sé lo que pasa.

...

Estoy escribiendo esto y me doy cuenta de que es posible que no sepáis ni de qué van estos libros. No sé en qué burbuja habéis vivido en los últimos meses ni me importa vuestra vida, pero os lo voy a explicar porque cualquier día os va a salir en el Trivial, y lo lamentaréis. 

"Los Juegos del Hambre" va de un futuro súper lejano en el que sólo quedan 12 distritos y el Capitolio (que es como la ciudad central, yo lo imagino a medio camino entre el Nueva York de futurama y el Móstoles actual). En realidad eran 13 distritos pero los del 13 se pusieron un poco rebeldes y se los cargaron sin miramientos. Para recordarles que tienen la sartén por el mango, los del Capitolio organizan cada año "Los Juegos del Hambre", una especie de 'reality' en el que en lugar de nominar se matan unos a otros. Como buen 'reality' sólo puede quedar uno. Como buen 'reality' que no es de la MTV, nadie intenta adelgazar, no hay citas secretas ni, desde luego, hay una Snooki del futuro. Bien pensado, ojalá.






Y... De eso va más o menos la historia. 

Claro que ya ha pasado por el cine y todo así que si queréis evitaros la lectura (no nos olvidemos de que esto es España), os la podéis descargar comprar cuando salga a la venta. O esperar a que TVE tenga dinerJAJAjajajaJAajaja.

Ay, qué risa...

Pues nada, que estoy deseando que llegue 2013 para, por lo menos, volver a verlos en el cine. Por cierto (y con esto ya acabo), si tú eres productor de la película se supone que hay una cosa que tienes clara: Katniss es morena y Peeta rubio, Katniss es morena y Peeta rubio, Katniss... Vale, a ver, cogemos a la actriz esta que es rubia y al chico moreno. Perfecto.

¿¿??




PD: Posiblemente no apreciéis el trabajo del montaje de los Snooki Games, pero he cogido una imagen REAL de la película y he buscado la fuente como la que se utiliza en algunos libros. Para que luego digáis que sólo las egobloggers tienen trabajo de Photoshop detrás...