sábado, marzo 31, 2012

Un vídeo divertido

Divertido porque os podéis reír de mí lo que queráis. ¡Ojalá esos fuesen todos los problemas en la vida! (Por cierto, esa frase es muy de madre, se nota que me voy haciendo mayor).

Divertido porque me lo han hecho personalizado y no quiero ni imaginar lo que habrá sufrido el pobre montador haciéndolo (no es que me mofe de su desgracia, sino que imagino que habrá soltado una buena carcajada pensando: "¿De dónde han sacado a esta chica?").

Total, que aquí tengo el vídeo de la fiesta Hoss. Salgo yo, y... Bueno, digo tonterías.





PD: Gracias a mi amiga Estíbaliz por maquillarme aquel día. Sólo me faltaba haber fallado también en eso.

viernes, marzo 30, 2012

Plan para el fin de semana: Grease

Creo que debería dejar el título del post y el resto en blanco. Con eso debería bastar. Desde luego, conmigo hubiese funcionado, pero entiendo que no todo el mundo es tan fan de "Grease" como yo.

Resulta que su musical ha vuelto a Madrid (y digo "vuelto" porque yo lo vi hace unos... 3 años, con la misma dirección, la misma Edurne, pero diferente guión: ahora cogen escenas de la peli, incluyen algunas que no existieron, lo mezclan todo, y el resultado es igual de bueno).



Tenéis que tener en cuenta que para mí es difícil darle el visto bueno a cualquier versión de "Grease" sin Olivia Newton-John o John Travolta, y más si las canciones son en español o no puedo predecir cada minuto qué va a pasar, por eso creo que esta recomendación vale más que cualquier otra. Me gusta muchísimo este musical. Mucho más que antes. ¡Merece mucho la pena!

Creo que Edurne lo hace fenomenal, aunque, en mi opinión, Iván (o sea, Kenickie) (o sea... Sí, ¡Iván el de OT! ¡Alguno se ha salvado de hacer playback en "¡Qué tiempo tan feliz!") es el que se lleva la palma.

Tanto me enajené cuando fui a verlo que casi me compro la banda sonora y todo. ¡La banda sonora! ¡Que está en español! ¿Estamos locos? Sí, sí, es que yo soy muy de dejarme llevar por el 'marketing', el 'merchandising' y el furor del momento... Al final fue "sólo" una camiseta rosa chicle que no sé cuándo me voy a poner porque ya no tengo quince años y es un poco de enseñar ombligo con piercing.




De verdad que está fenomenal. Espero que vayáis a verlo y me contéis la experiencia. O mejor, ¡llevadme con vosotros! [Es que me he enterado de que van a contar con la participación de Julio Iglesias Jr. durante unos días y me apetece mucho verlo...] (No es broma, que a mí Julio me cae bien)

(Dejad de reíros que va en serio)

jueves, marzo 29, 2012

Como ricos en NY

Normalmente, cuando viajo, no suelo hacerlo a todo lujo. Creo que todavía soy joven (cada vez menos) como para necesitar menos comodidades... y eso conlleva gastar menos. La verdad es que con lo que gano tampoco podría permitirme otra cosa, pero prefiero dármelas de guay diciendo que me gusta buscar chollos.

Pero hoy os voy a contar otra cosa: de cómo el destino (llámale destino, llámalo "ser unos pringados") sabía que teníamos un fajo de billetes calentito en los bolsillos. Que no nos lo habíamos gastado todo en los Jersey Gardens. Ni en el 21 Century. Ni en el Daffy's. Ni siquiera en Chinatown. Que éramos turistas y hasta ahora la ciudad no nos había hecho pagar por ello.

Así que todo transcurrió de una manera inocente: simplemente queríamos volver a un sitio en el que Pedro y yo habíamos estado la anterior vez, donde habíamos comido un súper sandwich de pastrami que se llama Woody Allen porque, según dicen, es el que pide el escritor cuando va ahí. El sitio en cuestión se llama Carnegie Deli y está enfrente del Carnegie Hall (tiene cierto sentido, si lo piensas) (de verdad, pensadlo). Es un típico deli (un bar regentado por judíos) pero cuyas paredes están repletas de fotografías de famosos.

Turístico a tope pero con su punto friki. O sea, un sitio perfecto para mí.

Para empezar, en la carta, una sorpresa: si te pides un sandwich para compartir, tienes que pagar un extra de 3 dólares. Y el sándwich cuesta ya 20, así que barato barato no es (desde luego, no lo recordábamos así). Es grande, inmenso, así que ya saben que la gente va a compartir (o en su defecto, hará como unos chinos que teníamos al lado, que no se les ocurrió otra cosa más que sacarse su propio tupper con comida, con un par) (con un par de sojas, claro), por lo que han decidido sacar un poquito de dinero.

¡Venga carne!
"Aribrasau, ¿pa qué pones un tenedor al lado?" "Calla, que esto lo he visto yo que lo hacen en las revistas para mostrar lo alto que es... Y además quería salir en la foto"

A esos 23 dólares súmale bebidas. Súmale también el precio de su gigantesca cheesecake con fresas descomunales porque "¿cómo voy a venir aquí y no pedirme la mejorcísima tarta de NY?"


Sí, he puesto dos fotos de la tarta, ¿qué pasa? Costó mucho dinero, ¡habría que tenerla enmarcada y hasta con cristal de protección! [Observad cómo lo más en NY es posar detrás de una tarta, pura modernidad pop]

Súmale la propina reglamentaria que el camarero se ha ganado a pulso haciéndoos no una sino dos fotos.

Una

Dos
 
Total: cuatro personas, dos sándwiches en los que la jugosidad brillaba por su ausencia, setenta dólares.

Pero la cosa no quedó ahí. Si gastas, que sea a lo grande. Después de haber pagado el 'fast food' más caro de la ciudad, se nos acercó el ya clásico hombre que te lleva en su bicicleta. Yo eso no lo veo claro: tú sentadita tan contenta mientras el tío sufre la gota gorda. ¡Creí que esto era el siglo XXI!

Pero que lo haga un caballo... Bueno, eso es otra cosa. Así que según nos acercamos a Central Park y nuestros chicos vieron los coches que se amontonan en la puerta y, sobre todo, las mantitas tan apañadas que tenían, lo tuvieron claro: ¡Que no se respire miseria!



Veinte minutos después estaban con 50 dólares menos en el bolsillo y ya sin mantita piojosa.

Menos mal que, al final del día, volvimos a nuestro ser: no sé si sabéis que en muchos museos de Nueva York la entrada es 'pay as you wish' (paga lo que desees). Antes tú entrabas y a la salida dejabas en una urna lo que considerases oportuno, cuánto valorabas tú lo que habías visto. Ahora pagas lo que quieras, pero en la entrada, a una señorita muy amable que te tiene que dar las entradas. Y que te dice a cuanto ascendería la cantidad recomendada. Y que sonríe cuando la tuya dista muchísimo de esa porque no sabe que te lo has gastado todo haciendo cosas de turista en su ciudad.

A nuestro favor diré que sólo quedaba media hora para cerrar y ni la señorita sonriente ni el guarda e la puerta tuvieron a bien avisarnos. Habríamos pagado cien dólares por no ver nada... Y los ricos no hacemos eso.

miércoles, marzo 28, 2012

Un sitio secreto en Madrid

El otro día, cuando os conté que me iba a lanzar al mundo de las esferificaciones, os conté que había visitado un sitio raro, raro, raro con mi amigo Chema Antón, el hombre que todo lo conoce en esta ciudad. Chema, creo que deberías mudarte, Madrid ya no tiene secretos para ti, no supone un desafío (más allá de encontrar la mejor palmera de chocolate de la ciudad, creo que sigue buscando, así que si sabéis algo...)

Puede que lo conozcáis ya pero yo, quizá haya pasado mil millones de veces por delante (hay que recordar que fui becaria justo al lado, en la Cadena Ser) y ni me había fijado en su fachada antigua ni, desde luego, en la gente que se sale por la puerta.



Se llama Manuel Riesgo, está en la Calle Desengaño 22 (justo detrás de Gran Vía), y ahí compré los productos de nombres casi impronunciables para hacer la esferificación. A mi lado, una chica (un poco yonki de la cosmética, según pudimos intuir) pedía cientos de cosas para hacer sus propias cremas en casas (y lo de yonki no es coña, y no sólo por la zona en la que está llenita de ellos sino porque cuando vio mis botes me preguntó qué llevábamos, a ver si también le interesaba a ella...). Al otro lado, una señora comprando para hacer las bolas gelatinosas para las plantas. Otro más allá pidiendo para hacer figuras de látex. En fin, para mí es como la cueva de Panorámix.

Por cierto, ya no me acordaba, pero cuando hacía la Dieta Dukan hablaban de este sitio, porque venden los famosos aromas para sus recetas.



No sé si se referían a este tipo de negocios cuando decidieron revitalizar la zona de TriBall, pero desde luego yo pienso volver. No sé a por qué, pero ya se me ocurrirá algo...



Merece la pena entrar aunque sólo sea por ver todos los cajoncitos que contienen productos que no sabrás para qué sirven... ¡Ni cómo se leen!

PD: Pido perdón por las fotos que apenas enseñan nada... A ver si repito y hago algo mejor que con el móvil y pegada a su fachada, al menos.

martes, marzo 27, 2012

Estoy a dieta: Semana 1

Bueno, pues ya llevo una semana completa a dieta y... Efectivamente, mi vida ha cambiado. Aún no es a mejor, pero sé que pronto será así (y eso es lo que me mantiene en ella, la verdad sea dicha).

Por el momento, no paso mucha hambre (salvo algún día contado, y creo que el problema es que no bebo suficiente agua), pero lo peor es que cada vez que me la he saltado un poco (para comer sushi, el otro día, es que me cuesta mucho evitarlo) he acabado con una necesidad de hidratos que da vértigo.

Vértigo porque me doy cuenta de que son súper adictivos (también lo es el azúcar, que es básicamente lo que he rebajado de la dieta) y, esto ya me pasó con Dukan, observo que nuestra sociedad gira en torno a ellos: pensad en las cartas de restaurantes y bares o lo que tomáis en cuanto salís de casa... Todo lleva hidratos de carbono. Y si no, grasa. O ambos.

Efectivamente, en estos diez primeros días estoy comiendo apenas sin hidratos de carbono: verduras, muchas verduras (incluso las que no me gustan: hasta tal punto llega mi compromiso) y carne (pescado, principalmente) en moderada cantidad. Un par o tres piezas de fruta al día, algunos frutos secos para apoyar mi escasez de vitamina D y lácteos completan el régimen.

En fin, es muy completo, pero yo echo de menos las patatas, la pasta, el pan y hasta unas palmeritas de chocolate que vi el otro día en la panadería... ¡Menos mal que con esto acabaré convencidísima de comer sano!

Por cierto, un secreto: la fruta mejor entera que en zumo (o batido). Llena más, aunque sea menos divertida y no la sirvan en los bares así como así.

Creo que esta semana vuelvo a visitar a la doctora Irene Santacruz en el Hospital Nisa Pardo Aravaca, donde estoy haciendo el 'coaching' nutricional. Ya os contaré lo que me dice... ¡Deseadme suerte!
 

Quizá te interese:

lunes, marzo 26, 2012

Mi prima Carrie, de joven

No me gustaría que mi familia se convirtiese en el centro de atención de este blog. Lo abrí para contentar a mi ego y no el suyo, pero se ve que a la buena de Carrie se le ha puesto entre ceja y ceja ser protagonista en los últimos días.

Ahora, porque resulta que han salido a la luz fotos de su "yo" más joven, que al parecer va a salir en una precuela de "Sexo en NY"... Estupendo, sólo espero que sea un poco mejor que las películas (no debería costar tanto) y un poco más real que la imagen.


No seré yo la que saque a la luz imágenes de la auténtica Carrie de joven pero todos sabemos que aquí hay algo que no cuadra... La combinación de estampado con brilli brilli he de reconocer que podría haberme despistado: eso es muy de ella, pero, chata, a mí no me la pegas: ¿dónde está tu nariz? ¿O acaso nos van a venir ahora con el cuento de que se hizo la cirugía para ponersela como Sarah Jessi? No, no, tú no eres mi prima. O por lo menos aquí ha habido fotochó del bueno.

Y eso que lo de los zapatos rojos, del Blanco fijo, es verdad: según salió a la luz en una cena navideña familiar, su afición por el calzado de calidad le vino más tarde, cuando ya tenía pasta y unos cuantos juanetes de por medio. Se ve que han investigado bien en su pasado.

La verdad es que estoy deseando ver esta serie: según parece, sacarán la vida de Carrie en su último año de insti, sus relaciones familiares y sociales en su pueblo de Connecticut... O sea, todo eso que deja atrás cuando se va a Manhattan (porque en la serie, desde luego, no se hace ni una mención a ese pasado). ¿Qué tendrá que ocultar?

La fecha de estreno creo que está programada para este verano... Veremos.

domingo, marzo 25, 2012

Yo protesto

Me he dado cuenta de que tengo un talento innato aún por explotar en este blog. No, no es el de la escritura, que eso se me da regu. Tampoco lo de la fotografía que... Bueno, dejémoslo en que por más que lo intente, no es lo mío. Es algo que llevo haciendo toda la vida y que se me da fenomenal: quejarme. Soy una protestona y una quejica. Llámalo "talento", llámalo "don" o llámalo que soy así de molesta, pero me lo han dicho en casa, en el cole, mis amigos, mi novio y hasta el gato me lo diría a veces si pudiera.

Sin embargo era algo que os tenía oculto, y la verdad es que no me gustaría ser tan egoísta como para no compartir este regalo de la naturaleza.

Por eso, cada domingo aprovecharé este espacio que me brindáis (bueno, me lo brinda blogger y el dominio, que me costó sus buenos dólares), para quejarme por algo. ¡Hay tantas cosas!

Y vosotros diréis: ¿Y por qué el domingo? Hombre, pues porque es el día para quejarse por antonomasia: desde bien pequeña porque pronto llegaba el lunes y con él el cole, porque llegaban el lunes y el cole y yo no tenía los deberes hechos, porque había que ir a trabajar, porque estaba de resaca... ¡Será por motivos!

Por cierto, que si me quejo es porque noto que la sociedad española se está apalancando: hay miles de cosas por las que protestar y no lo hacemos por ninguna, y creo que están empezando a tomarnos por el pito del sereno.

Ya os digo que tengo mucho por lo que quejarme, pero cualquier protesta a sugerir será bienvenida. Sabéis que fácilmente la haré mía.

¡Empezamos el próximo domingo! [Más que nada, porque para explicar esto ya he escrito un testamento y tampoco hay que tirar todo el domingo leyendo...]


viernes, marzo 23, 2012

Plan para el fin de semana + Hombre maridable

Cómo soy, amigos, regalo dos posts en uno y me quedo tan ancha...

El caso es que voy a recomendaros que este fin de semana vayáis al cine. Lo sé, lo sé, es carísimo, pero hay pelis por las que merece la pena.

Además, si no estáis a régimen (pobrecita yo) y también os parece abusivo el precio de lo que venden en el cine (ya no sólo palomitas sino perritos, nachos, telepizzas...) o muy abusiva la suma de entrada más comida, siempre queda la opción de llevársela de casa. Yo alguna vez (más de una) he cenado viendo la peli con mi menú del burger o he pasado por el súper, hay una diferencia de unos 6 o 7 euros por persona nada desdeñable.

Dicho esto y dejando de lado que soy "la cutre que se trae lo del burger en lugar de pagar 14 euros por unos granos de maíz y tres kilos de sal", os voy a recomendar una peli, pero antes, un hombre:

HOMBRES MARIDABLES: SAM WORTHINGTON


Hacía ya tanto tiempo de "Avatar" que me había olvidado completamente de él. Pero no pasa nada, su pelito desaliñado, sus ojitos de cejas caídas (¿os habéis fijado? ¡Cualquier día se le caen del todo!) y muy especialmente su cuerpo fuertote (innecesario para esta peli, pero sí para "Ira de Titanes") han vuelto.

Si os soy sincera yo solita me he pillado: viéndole en pantalla a veces me recordaba bastante a Dani Martín, mi marido original, por lo que entiendo que veo en Sam un reflejo suyo. Pero vamos, que no me importaría lo más mínimo pegar el cambiazo, ¿eh?

Y para ver a (mi) Sam, el planazo de finde:

PLAN PARA EL FIN DE SEMANA: IR A VER "AL BORDE DEL ABISMO"




Ayer fui al preestreno (al que también asistió, porque sale en la peli, Génesis Rodríguez, la hija del Puma) (PavorealPavoreal) gracias a mi amiga Elena Buil (madre de la próximamente famosa Carla/Pompón de Moda), que participó en un concurso, le tocaron las entradas y me llevó de acompañante.

Y la película ME ENCANTÓ. Últimamente he visto mucho cine (para compensar todos esos años en los que viví en la incultura) y he de decir que esta peli me mantuvo en tensión todo el rato como ninguna otra lo ha hecho en los últimos tiempos. Tanto, que decía Elena: "Si ha pasado todo esto al principio, ¿qué van a dejar para el final?" Pues... Muchas cosas.

La historia es de un policía acusado (injustamente, qué si no) de un delito, le caen 25 años, se fuga y decide suicidarse... Y entonces la peli, entre otras cosas, va de si se tira o no se tira. ¿Cómo puede tener esto emoción? Aaaaah, pues ya lo veréis.
  
[Y también veréis a Génesis 'Pavo Real' Rodríguez en ropa interior... quizá os interese]

Id al cine, sufrid como yo, y luego me contáis.

jueves, marzo 22, 2012

Manicura de caviar... Yo esto no lo veo

No sé si lo sabéis (si no os lo digo yo, que me muevo entre la crème de la crème madrileña...) (...) (y añado otros puntos suspensivos para dejar claro que hasta yo dudo de esa afirmación, por más que me llame Bradshaw y ya casi sea famosa) (...) (sé que ahora he creado intriga con lo de ser famosa entre muchos de vosotros: ¿me habrán descubierto yendo por la calle como a toda 'top' que se precie? ¿participaré en la segunda temporada de "Quién quiere casarse con mi hijo"? Pues... esperad al final) (Ya paro con los paréntesis) (De verdad)

Bueno, decía, que por si no lo sabíais, el 'nail art' (arte en las uñas) está de moda. La gente hace verdaderos cuadros en un mínimo espacio y a mí, lejos de darme envidia (debería, aún dibujo las casitas con humo y nubecitas de algodón) lo que me dan es un poco de cosica.

Encima ahora se han inventado lo que llaman "manicura de caviar"... O sea, con bolitas. A mí me recuerdan a unas que vendían cuando éramos pequeños y que encima de todo sabían a anís. No sé si me pillarán a mí con esta tendencia...


La verdad es que bien mirado.... Podría tener su gracia.


¡Y en negro es hasta elegante!

Yo veo que esto en Móstoles, por lo menos, va a petar. Eso sí, tendrá que sacarlo el Claire's o en su defecto los chinos del Hiper Asia/Maxi China porque si no, no se lo compra nadie.

Aquí podemos ver cómo se pone el invento. La duda es si no se irán perdiendo bolitas por todas partes, que yo soy la cocinera de mi casa y no creo que pueda hacer pasar los crugidos por un nuevo invento de la alta cocina...


Dicho esto, vayamos a lo importante:

YA SOY UNA CELEBRITY

Tantas veces he intentado hablar de libros, soltar alguna perla cultural para dármelas de interesante y, en el fondo, todos lo sabíais: yo soy una chica que lee la Cuore. Desde sus inicios, cuando la ponían baratísima para engancharme, además.

Pues ayer aún estaba con el último bocado de mi "delicioso" desayuno de régimen (nueces, leche, pavo y fruta... sí, sí, mucho, pero yo lo cambiaba por mollete con pan tumaca) cuando mi amiga Maraya me sorprendió en Twitter con esta foto:


Nada más que añadir.

Bueno sí.

Horas y horas de diversión. 

Y otra cosita... Me han calado muchísimo antes que cualquiera de vosotros. Sin preguntarme ni nada han sabido captar perfectamente la procedencia chinesca del bolso que llevé a la fiesta de Hoss. ¡Bravo por mis Cuores! digo... ¡Arg!

miércoles, marzo 21, 2012

Cómo ser una chica Victoria's Secret

Gracias a mi trabajo sé distinguir perfectamente entre Miranda Kerr, Alessandra Ambrosio, Lily Aldridge, Adriana Lima o Candice Swanepoel (con lo que me costó aprenderme su nombre...)

¡Cada uno se especializa en lo que puede!

Bueno, pues el otro día, viendo una foto de la visita de Alessandra Ambrosio a Madrid, me di cuenta de que también sabía (y sé) reconocer perfectamente las poses de las chicas de Victoria's Secret. No sé si hacen un cursillo, se copian unas a otras o simplemente lo dan las alas de 'ángel', pero yo aquí veo unas pautas reconocibles que ni Grissom me podría discutir.

Hala, ¡a aprender a posar y conquistar a la cámara!

Pose Lina Morgan 
(un clásico que a mí no me sale)



Pose Te Enseño la Retaguardia
(lo que intenta siempre Elsa Pataky)



Pose Y Eso es lo que Quiero Besos
(Todas las Mañanas me Despierten Besos)




Y Pose Soy Adriana "La Jefísima" Lima y las Hago Todas a la Vez porque me Sale del Secret

Y... ¡sigo hablando de comida!

Yo es que soy de esas típicas personas que se ponen a régimen y no pueden parar de pensar en que todo está relacionado con comida: el pasado domingo, sin ir más lejos, no salí de casa porque me repetía a mí misma: "¿Qué se hace en Madrid cuando no comes ni bebes ni unos refrescos?" Y no se me ocurría nada (salvo pasear por el Retiro, que me parecía el plan menos apetecible del mundo, ¡quizá por el temor de encontrarme a un grupo de gente con bolsos en la cabeza!)

Sin embargo, en un momento de aburrimiento, una acción de McDonald's sacó la persona competitiva que hay en mí. Proponen diseñar la hamburguesa ideal y que el resto del mundo la vote. La mía iba a incluir pepinillos, pero soy consciente de que no a todo el mundo le gustan, así que los cambié por bacon. Lleva carne de vacuno, lechuga, tomate en rodajas, cebolla caramelizada, el bacon, mayonesa y pan clásico. Apta para todos los gustos.



Sé que podéis pensar que me pagan por deciros esto pero no, resulta que simplemente quiero ganar y ver la McPerfect en todos los McDonald's de España. Así que no os lo puedo decir más claro.

Si me queréis...


PD: Voy a dejar de leerme porque me ha entrado un hambre...

martes, marzo 20, 2012

Esferificando la vida

Mi amigo Arthur Gil, que no sólo es una de las personas más divertidas que conozco sino un gran periodista, me conoce muy bien, y el otro día me invitó a una presentación a sabiendas de que me encantaría.

Por supuesto, no se equivocó.

Para empezar, porque el producto presentado es perfecto para mi edad (sí, porque aunque me veáis esta cara tan lozana, no os dejéis engañar... en un mes cumplo 28 años) (lo sé, lo sé, los porteros de discoteca aún no se lo creen, pero es así).

Y segundo, por cómo lo presentaron.

Vayamos por partes:

QUÉ: Anti-Edad celular de Innéov (que es, ni más ni menos, la unión de L'Oréal y Nestlé, ¿no os resulta curiosísimo? ¡A mí sí! -Aviso: las pastillas no saben a chocolate, ya lo he intentado yo-)


POR QUÉ: Porque es nuevo. Porque mola. En Innéov han pensado, y con razón: España es el país de Europa más viejo, toda esta gente va a necesitar envejecer bien. Y ahí los tienes, luchando contra nuestras arrugas con este producto, que, dicen, lo mejor que tiene es la hesperidina, un potente antiinflamatorio celular.

Y, ¿de dónde sale la hesperidina? ¡De la piel de la naranja! Ahora que he tenido que dejar de tomar mis zumitos mañaneros (a favor de una naranja entera y a bocados), necesito reconciliarme con esta fruta.

Nos contaron que la inventora de estas pastillas se despertó a mitad de una noche pensando que había que darle a la gente una manera simple de cuidar su piel y se le ocurrió que eso podría funcionar. Como alguien que toma casi todas sus decisiones antes de dormirse, a mí ya me han ganado...

CUÁNTO: 36,50 euros la caja de un mes. Se toman dos comprimidos al día y, aunque el efecto se ve desde el principio, funciona mejor a partir del tercer mes.

CÓMO: Así nos lo presentaron.

De cuando bebía...

¡Y comía!

El chef Roberto Fernández intentando sacar algo de nosotros...

Yogur con ralladura de naranja...

Se echa en alginato...

¡Y esferificaciones de yogur!

Mirad que apañaita... Parezco una madre echando las lentejas, ¿a que sí?

Un grupito muy apañao'.

Todos atentos y yo, a mi bola, ¡qué raro! ;)
Y a todo esto, ¿qué es la esferificación aparte de un título muy de poetisa que me ha quedado?

Pues es convertir cosas semi líquidas en... eso, esferas. Como aceitunas o uvas que, al mordelas, son líquidas. ¿Magia? Pues... más o menos.

Fijáos lo friki que soy: no es la primera vez que pruebo la esferificación (¿con quién pensáis que estáis hablando?), pero la cosa me pareció tan sencilla (coges el yogur, lo remueves, lo echas en el alginato, sí, sí, claro, alginato... Y, bueno, pues... Lo sacas, lo limpias en agua, escurres y ya). A lo que iba, me pareció tan sencilla que me dije: "Aribrasau, vas a inventar el salmorejo en esfera y lo vas a petar".

Pues al día siguiente, gracias a mi amigo Chema Antón, ya tenía mi alginato, mi goma xantana y mi calcio noséquéleches. Os enseñaré dónde lo compré porque el sitio es más que surrealista. Total, que ya tengo todo... Y pa' ná. Resulta que como no soy joyera ni camella, no tengo una báscula milimétrica para saber qué cantidades echar y de momento no puedo hacerlo. ¡Drama!

¿Habrá terminado aquí mi aventura con la cocina molecular? Ya veremos...

lunes, marzo 19, 2012

A dieta (de nuevo)

Yo, que me considero una persona de palabra, sé que con respecto a este tema tengo mucho que callar. Aún recuerdo ese lejano 9 de enero en el que anunciaba que me ponía a dieta. La vida, los "por un día no pasa nada" de mis seres queridos y mi inconsistencia convirtieron ese día en una gran mentira.

Pero ahora es verdad. Sobre todo porque, por primera vez, tengo que rendir cuentas ante otra persona (ha quedado claro que cuando era yo misma la que me evaluaba me pasaba de benevolente).

En fin, que me he decidido a probar el 'coaching nutricional' del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, porque si os soy completamente sincera, estaba un poco perdida y algo desesperada: cuando empecé la famosa Dieta Dukan fue porque después de haber hecho, con éxito, un régimen de los que te dan en la Seguridad Social (un par de fotocopias), no conseguía volver a perder peso. Me rendí a los encantos de esa sencilla dieta hiperprotéica y... ¿Qué pasó? Pues lo que le ocurre al 90% de los que la empezamos: un día te la saltas, al día siguiente también y, sin darte cuenta, has dejado de hacerla. Y es entonces cuando viene el temido 'efecto rebote' (creedme, lo he vivido, lo vivo, existe). Para que Dukan funcione hay que terminarla tal y como dice el libro, algo que exige muchísimo compromiso y que no todos estamos dispuestos a cumplir.

Adiós, es usted un señor encantador, fue un placer y bla bla bla....


En fin, que con mi problema de hipotiroidismo, sin fe en ninguna dieta, creo que por fin he encontrado la solución.

Hace una semana fui a la consulta de la doctora Irene Santacruz, que me preguntó por mi historial médico, el de mis familiares, que analizó qué había comido en los últimos días, qué nutrientes me faltaban, midió mi peso y el porcentaje de grasa, etc. En definitiva, me hizo una consulta personalizada y, a los pocos días, tenía un régimen adaptado a mis necesidades.

De momento estoy en la primera fase, una bastante dura pero que, a su vez, tiene en cuenta tus características: si comes fuera o si, por ejemplo, te gusta desayunar un par de galletas. Modifica poco a poco tus hábitos hacia unos más saludables.

Quizá si me hubieseis preguntado ayer os diría que estoy encantada. Hoy he comido menestra de verduras, que no me gusta mucho, y no tanto, pero el caso es que no tengo hambre y eso es importante. También es verdad que la culpa es mía porque no le dije a la doctora que no me gustaba la menestra. Es más, debería haberle mandado un mensaje para decírselo y cambiar, pero he decidido ponerme a prueba.

De momento, empiezo de nuevo con las despedidas:
"Adiós, deliciosos pinchos y tapas del mundo" "Hasta luego, chata, sabes que volveremos a vernos"

"Hasta nunca, hipercalóricos postres chocolatosos de un segundo en la boca, una vida en las caderas" "Adiós, guapa, encontraremos otra a la que tentar"

"Os echaré de menos, queridos cócteles con poco alcohol y mucho azúcar" "Hasta la vista, baby"

Seguiré informando...

viernes, marzo 16, 2012

Plan para el fin de semana: Desayunar en el Café del Jardín

De momento, y hasta que empiece a hacer caso a la nutricionista (de eso os hablaré la semana que viene), pienso seguir dándome el pequeño lujo de tomarme un zumo natural (me podía haber dado por el caviar o los Loewes... uy, vaya, eso mejor no).


Y últimamente mi sitio favorito para hacerlo es el Café del Jardín, dentro del Museo del Romanticismo de Madrid.

Es un sitio especial, incluso en su parte interior, que da a un precioso jardín con fuente. Una pena que no puedan abrir por la noche (tienen que ir con el horario del museo) porque yo ya me imaginaba unas cenas románticas en verano...




Pero bueno, me conformo con la luz del día. Os recomiendo el sitio por varios motivos: uno, que lo llevan dos personas muy amorosas, Carol y Domingo, dos, que es muuuy bonito, tres, está en mi museo favorito de Madrid (merece la pena visitarlo: es un pequeño palacio en el que yo, que tengo tendencia a dármelas de rica, siempre me he imaginado viviendo) y cuatro, porque los precios están muy bien.



Digo esto porque en los sitios del centro, y más si son cuidados como este, y dentro de un museo, para más señas, suelen subirse bastante a la parra. Así que lo primero que miré fue su carta y me sorprendió porque está mejor que bien. Prometido. Hasta las tostas, las quiches y las ensaladas tienen precios bajos, así que lo próximo que voy a hacer es pasarme a comer.


Además, acaban de abrir hace poquito por lo que si lleváis a alguien será una sorpresa agradable y quedaréis como unos reyes. Que no se diga que no os recomiendo sitios chulos...

El Café del Jardín abre de 9,30 a 18,30 horas de martes a sábado, en horario de invierno (1 de noviembre a 30 de abril) y de 9,30 a 20,30 horas en horario de verano (1 de mayo a 31 de octubre), los domingos abre de 10 a 15 horas todo el año. Cierra los lunes de todo el año. ¡Ah! ¡Y tienen wifi!

jueves, marzo 15, 2012

En tu fiesta (Hoss) me colé

Por una vez he dejado de estar en el lado de los pringados. Siempre me perdía los fiestones más increíbles de la temporada: me pasó con las dos ediciones de Mango en Madrid (hasta que decidieron llevarse su música a otra parte) y también con la fiesta de Diesel (fui a una, no me lo pasé muy allá, la siguiente no repetí y... ¡zas! Exitazo). De hecho, llegúe a pensar que yo era The Blitz (como nombran en "Cómo conocí a vuestra madre" a aquél que, con su ausencia, provoca que tengan lugar las noches más legendarias de la Historia).

Sin embargo, ¡por fin! Gracias a Hoss Intropia estuve en una fiesta divertidísima: la organización (y muy especialmente, la compañía, siempre imprescidible) estuvo más que a la altura de la ocasión.

Primero fuimos a la tienda de la firma en la Calle Serrano (número 16) de Madrid. Un sitio espectacular en el que dos días antes había pasado horas buscando vestido. Os muestro primero las dos fotos que me hizo Shopaholic porque la primera impresión es la que cuenta, y como considero que en el resto salgo peor que mal... Pues eso.


Ojalá hubiera llevado un bolso así en las noches mostoleñas...
En la tienda brindamos con champán y vimos un vídeo en el que nos descubrían su filosofía: llevar el diseño y español y la calidad de sus prendas por todo el mundo. 





De ahí a la discoteca Kapital, donde he estado alguna vez más después, pero, no sé por qué, nada más entrar, viajé unos 10 años en el tiempo, y me vi a mí misma en el mismo lugar...

Ya, si yo no lo llego a ver, tampoco lo creo... ¡Los escotes asimétricos también eran tendencia a principios de siglo! ;)
En fin, que, una vez allí, subimos a la terraza cubierta (justo encima del cine... y hasta ahí puedo leer), donde nos sirvieron cócteles de manzana de bienvenida, mojitos, y un gran servicio de canapés organizado por Samantha de España (creedme, soy una experta, es de las mejores, y no sólo porque hubiese sushi).


Chema lo come mucho más sensualmente...
 Y de la terraza, a la planta baja. Eso sí, a un palco maravilloso repleto de amigos y botellas de alcohol a partes iguales. ¿Se puede pedir más? Sí, que después del concierto de Florrie (ex modelo, cómo se nota, ¡qué piernas, ¡chica!) te pongan Adele y/o Katy Perry. Sonaron ambas.

Con Sil, de La Otra Horma, cantando "Muevelo" de Ricky Martin (y no, no lo pusieron, pero nos la sabemos bien)


Fue una noche espectacular. Mi vestido me encanta. El sushi me encanta. Hoss, te lo digo, me encantas.