lunes, noviembre 28, 2011

Una mujer, un perfume

Voy a ser sincera (como si no lo fuese ya habitualmente): yo era una chica que pasaba mogollón de las colonias y los perfumes. Me gustan (y mucho), pero nunca he sido capaz de distinguir las diferentes notas (mejor, nunca no, antes no era capaz.... ahora ligeramente, así como a lo lejos) y además siempre las he considerado un regalo, y como soy bastante conformista, generalmente me venía bien cualquiera (tengamos en cuenta que os habla una persona a la que el olor a Nenuco le parece imbatible).

Sin embargo, con el tiempo (y gracias a mi trabajo), he ido descubriendo que no todas las colonias me gustan y que, por ejemplo, cada una me apetece en un momento determinado: esta para una ocasión especial, hoy porque voy de dorado, esta que me da suerte... Sí, no es que sea el proceder habitual, pero yo decido en función de eso.

Por eso, y porque llegan las Navidades, quiero hablaros de vez en cuando de algunos de los perfumes que más me gustan y con qué los relaciono yo. Eso sí, si queréis leer a una experta, Maia es más que eso.


Love, Chloé Eau Intense
Atentos a lo de intense porque es verdad. Si sois como mi padre, que tiende a echarse medio bote antes de salir de casa (hay quien dice que mi padre y mi hermano son las únicas personas que pueden salir de fiesta y volver oliendo bien... bueno, lo decían cuando se permitía fumar en los bares y el olor a la vuelta era... bueno, ya sabéis), os aseguro que podríais morir. Así que no lo hagáis. Repito: riesgo de muerte.

Seguramente conozcáis el perfume de su predecesora, "Love, Chloé", que es de flores con un toque de talco, pero este añade un toque de ámbar, o sea, más dulce.

De hecho, eso me inclina para recomendarlo un día que tengáis una reunión diurna, algo a lo que tengáis que ir arregladas, con algo de elegancia (yo imagino una blusa de raso... O de Primark, si es apañaíta, no sé si me entendéis). Creo que funciona como complemento perfecto a un 'look' arreglado. Yo, como nunca consigo ir de sofisticada, tengo que basarme en estas cosas para creérmelo, porque con el Nenunco sólo conseguiría fracasar estrepitosamente...

Por cierto, dato importante con la prima de riesgo jugando a la montaña rusa con nuestros nervios: el precio. 49,95 euros (30 ml), 75,75 euros (50 ml) y 95,60 euros (75 ml).

domingo, noviembre 20, 2011

Fosco: 20 años, 20 por ciento

Me he dado cuenta de que, más que mis tonterías (o igual, por no tirarme mucho por tierra), os interesa cuando os aviso de mercadillos, descuentos, promociones y osas por el estilo.

Bueno, pues aquí va un descuentazo: Fosco cumple 20 años y, para celebrarlo, hacen un 20% de descuento. La marca no tiene precios muy altos ya de por sí, así que viene fenomenal (hay unas botas de ante ahí rondándome... si no fuera porque mi mente y asi mi tarjeta también están ya en Nueva York). En la tienda 'online' se puede hacer efectivo desde ya y en las tiendas físicas a partir del miércoles.


Además, a partir de mañana, entrando en Fosco.es se participará en un sorteo de 1000 euros para gastar en la tienda en 2012. No os toméis la molestia de participar que yo tengo mucha suerte y me tocan muchos concursos. La suerte (para las cosas tontas, aunque esto sería un premiazo) está de mi lado.

Ya sé en qué gastaría parte del premio: en la recién anunciada coleción cápsula de Nicolas Vaudelet. Muero por sus diseños ¡y encima me han chivado que van a ser cómodos!!

jueves, noviembre 17, 2011

Elvi, mi Elvi. NY, mi NY.

Durante un tiempo, consideré tanto que Nueva York era mía, que no podía soportar la idea de pensar que alguien estaba allí y yo no. Luego, cumplí mi sueño, fui de visita y... Me costaba aún más sobreponerme a ese pensamiento. Sin embargo, ahora tengo menos tiempo libre para pensar en esas tonterías y se me ha ido pasando.

El caso es que con Elvira Lindo me ocurre un poco igual. Para mí es Elvi (ya lo dije aquí una vez, casi con el mismo título porque soy así de original) y el hecho de que otras personas más la lean o se autoproclamen fans suyos me pone negra. Sé que si sólo yo la leyese, la pobre mujer no tendría ni pa' pipas y posiblemente este último libro no habría existido, pero supongo que a estas alturas ya sabéis que soy bastante irracional...

En fin, que ahora, en "Lugares que no quiero compartir con nadie" se juntan mis dos amores, así que por mí secuestraba la edición y me la quedaba para mí. Pero como no soy rica, pues tendré que esperar a que alguien me regale un ejemplar (sí, además de rica, voy de lista por la vida, y que me regalen los libros de Elvi es como una tradición).

En fin, creo que el título está claro. Elvi vive, desde hace años, casi más tiempo en Nueva York que en Madrid, y lo conoce como lo conoceríamos cualquiera de nosotros si tuviésemos la misma suerte pero, encima, teniendo amigos influyentes o, simplemente, con ases bajo la manga. O sea, que de verdad son lugares secretos que realmente me gustaría poder incluir en mi guía.

Porque sí, amigos, en un par de semanas me voy a Nueva York y, como la anterior vez, no se me ha ocurrido otra cosa más que hacer una guía. A mano. A la anterior le dediqué 3 meses y a esta 3 semanas, no es igual, pero... Ya os lo he dicho, ahora tengo una vida mucho más ocupada ;)

PD: En su página de Facebook se pueden leer las primeras 15 páginas del libro. ¡Quiero más!

domingo, noviembre 13, 2011

Un pack perfecto

No sé si a vosotros os pasará lo mismo, pero entre mis amigos, familiares y conocidos hay un regalo que se ha puesto de moda de una manera increíble: los packs.

Cuando parecía que ya no queríamos nada hecho y habíamos descubierto que, gracias a internet, los viajes salían más baratos si te los buscabas tú, los packs de experiencias se han convertido en un imprescindible en cumpleaños, navidades y fechas especiales.¡Para que luego los seres humanos digamos que no somos raros!

Que si un masaje, que si una estancia, que si un paseo en caballo por una ruta idílica... ¡Hay de todo!

Pues hace unas semanas estuve en la presentación de un nuevo pack que, por cómo soy, ya sabía que me iba a encantar: una experiencia gastronómica.

La idea es de Wonderbox, segundo en ventas enEspaña, que ha contado con la experiencia de la periodista gastornómica Eva Celada (los que, como yo, devoren revistas de este tipo será conocida) para crear un cofre en el que se regala una experiencia gastronómica. Restaurantes muy bien seleccionados, con menús cerrados... O sea, todo bien pensadito.

Y la idea clave, con la que me quedé y a la que no he dejado de dar vueltas, es que el que vaya a comer a un restaurante con este pack coma mejor que si lo hubiese buscado por su cuenta. ¡Ahí está la cuestión!

Aviso, por si os lo pensábais, que no me regalaron ninguno (siempre andáis pensando que si hablo bien de alguien es porque me llevo algo...) ... ... Bueno, vale, lo confieso, algo me llevé, precisamente, una experiencia:



Efectivamente. A mí si me invitas a un 'cooking show' con Darío Barrio me conquistas... La verdad es que la idea del cofre me parece genial, y creo que tienen las mejores ofertas de este tipo de productos (¿os he dicho ya que soy experta?), pero si me dicen que se puede elegir venir al restaurante Dassa Bassa... En fin, ¡me parece un regalo redondo!


Total, que como idea de regalo para estas Navidades me parece estupenda. Además ronda los 80 euros, que para mí es el gasto medio que suelo hacer por regalo (y si os parece caro... un secreto: en diciembre lanzarán un nuevo pack a 20 euros, perfecto para los amigos invisibles, ¡que suelen poner esta cifra como tope!)

miércoles, noviembre 09, 2011

Carta de la directora *Noviembre 2011*

Querida amiga:

Aquí me tienes, en un 'impass' entre mis exóticos viajes: Disneyland, los Pirineos franceses, Londres, Móstoles... Luciendo, como sólo yo sé (o como la estilista me colocó), mi 'carré' de Hermès. Vamos, lo que llevo yo habitualmente...

Ay, la elegancia.

Muchos la confunden con el dinero pero, como bien sabes (porque te lo repetimos mes sí mes también las revistas), con ella simplemente se nace. Y eso me lleva a la reflexión de este mes...

Si llegas a una cierta edad (la mía) y te das cuenta de que con la elegancia no has nacido, y encima no se puede comprar y aunque quisieras, sabrías que no está en los saldos pues... ¿Qué puedes hacer?

Resignarte. La envidia es muy mala e imitar a iconos de supuesta elegancia tampoco vale. Así que mi opinión es que hay que convivir con esta tragedia y, dado que los Hermeses no van a servir de ayuda, ¡lánzate al Primark! Que la cosa está muy mala y no veo que el próximo futuro presidente vaya a imponer las subvenciones al estilismo (si no se la aplican ni ellos...)

Nos vemos el mes que viene aunque, bueno, yo es que estaré en Nueva York... ¡La dura vida de la directora!

PD: La foto es de Carlos alba, fotógrafo ultraprofesional al que nombro desde ya mi retratista de cabecera. Carlos, no me vas a leer, pero ojalá hubieras estado presente para hacerme las fotos de la comunión...

miércoles, noviembre 02, 2011

Un cuento con cuentas

Voy por la calle. Me meto la mano en el bolsillo. "¿Qué son estos papelitos?". 80 euros.

Devuelvo 20 que me habían prestado. Ya sólo tengo 60.

Voy a hacerme el pasaporte. Resto 25 euros. Me quedan 35.

Aprovechan y me hacen el DNI. Quítale 10. O sea, 25.

Presto esos 25. Me devuelven 20. Ya sólo me quedan 20.

Quedo a comer. Son 10 euros. Presto 10 y ya me los darán, que no tienen cambio.

Me quedo a cero.

Moraleja: el dinero, cuanto más rápido viene, más rápido se va, así que la alegría de haber encontrado esos 80 euros es la descripción perfecta de felicidad pasajera.