viernes, julio 29, 2011

Un libro de esos güenos güenos

Lo voy a dejar claro: a veces leo cosas profundas o, al menos, menos superficiales. Incluso me leo los apuntes de Econometría cuando me da el venzao (a ver si me da un poquitín más, que tengo examen el día 7). Estoy mu' loca.

Pero, no os voy a engañar, yo con estas obras maestras (¿qué son si no?) disfruto lo que más. Es que veo uno de esos libros ilustrados con el tacón (intuyendo, porque soy muy lista, que pertenecen a la autora de "El diablo viste de Zara Prada" -Carmeron, ¡yo te maldigo!-) (por su culpa, siempre dudo con el nombre de la novela y escribo Alexa Chunga, tal cual) y el caso es que me emociono. A mí quítame a la Candance Bushnell esa (rezando para que no se entere mi prima la de los zapatos) y dame muchas Lauren Weisburger Weisberger.

Hace ya un mes y pico o dos meses que me leí este libro, pero es perfecto para que piscineéis con él:


"La última noche en Los Ángeles"

El tema, brutal: la mujer de un músico que pasa de ser un desconocido a un superventas. Buah. Os podéis imaginar: lujo, fiestas, celos y hasta cameo de Bon Jovi.

Poco más os puedo decir porque, en realidad, es que es eso. Si te gusta "El Séquito", te gustará. Si lees la Cuore, pues también. Si no tienes otra cosa que leer, seguramente lo disfrutes bastante. Si lo coges de la redacción gratis, como yo, pues estupendo. Esa es mi (particular) recomendación.

miércoles, julio 27, 2011

Yo, viajera

Siempre he sido muy de viajar. Lo descubrí cuando, con 16 años me fui a EEUU a lo loco y cuando envidio a todo aquél que hace una maleta. Ahora, que lo de los aviones cada día lo llevo peor. Podría culpar a cierta compañía 'low cost' con sus aviones poco fiables (cualquier día nos la pegamos), pero he de decir que a Tenerife fui con una de las 'grandes' y era igual de malo...

Lo que peor llevo son las subidas, las bajadas, ese mal cuerpo que te deja el avión, lo reseca que te quedas con ese aire artificial y, por supuesto, el que hasta yo, con mi 1'63 de altura (era una miss bajita, qué pasa) choque mis rodillas con el asiento delantero (siempre me viene a la mente una descripción: "piojos en costura").

Sin embargo, al menos para algunos de mis males, tengo una solución:

Menta. Sí. La de los mojitos. ¿Pero es emborracharse la mejor vía de escape? No sé, quizá con las subidas y bajadas esto me provoque algún problemilla...

Mejor me fío de ella para lo de la sequedad.

Resulta que Biotherm (una marca que lleva 50 años investigando y ofreciendo productos de calidad para la piel) ha sacado una crema especialmente para combatir el estrés al volar. Se llama Travel Recharge y sólo puede comprarse en aeropuertos, tiendas duty free y algunas compañías aéreas, así que esto es lo que tenéis que buscar:

Claro que, en el kit de prensa me mandan esta otra foto para decirme que también hay versión masculina, así que quizá prefiráis buscarlo a él:

Ayomáquérico
Ahora en serio. Tengo ganas de probar el producto (insto a Mr. Biotherm a enviarmelo, ya que hasta Octubre no voy a viajar y yo los síntomas los tengo desde ya) porque me ofrece todo lo que yo quiero cuando me bajo, blanca como la pared, del avión: es una crema anti-deshidratación, anti-cansancio, apaciguadora (supongo que esto viene muy bien si te pierden las maletas, cosa que dudo que me pase, porque, como española que soy, ¿para qué voy a facturarlas pudiendo llevarlas como equipaje de mano?) y, sobre todo, ofrece alta recuperación. Yo a eso le doy hasta un premio, porque con los cambios de altura, temperatura, horarios, etc. me quedo mal (y es un día que pierdo de probar las delicias culinarias del sitio visitado).

El caso es que, al parecer, el producto, que han probado con pilotos, azafatos y otro personal de vuelo (para los iphoneros ofrecen hasta consejos a la hora de volar... y yo que pensaba que, como los toreros, estaban hechos de otra pasta y lo aguantaban todo), está compuesto por extracto de Rhodiola Rosea, sal rosa del Himalaya y... Menta. Por aquello del 'efecto mojito' del que os hablaba, supongo... ;)



domingo, julio 24, 2011

¡Comiendo... me paso el día comiendo!

[Cántese con el tono de Alaska en sus años mozos]

Como sé que os encantan las cosas de comer, un repasito a las últimas cosas que me han llamado tanto la atención como para captarlas con mi móvil (es que acabo de hacer limpieza porque se me había petado, alguna salida tenía que darles):

Foie con tostaditas en R de la Calle (Aranjuez)

Fresitas de Aranjuez en R de la Calle.
 
Sushi (mini hamburguesitas, huevo frito, etc.) en Kabuki Tenerife.

Sushi español por mí misma.

Palmera de chocolate y zumo de naranja (natural, como debe ser) en Nuevas Croissanterias (Madrid), con el experto palmeríl, Chema Antón.

Hamburguesa con foie (el nuevo negro de la cocina) en HD.

Catering de la presentación de Puerto Rico... El día de Ricky Martin.


Por cierto, Ricky Martin:
Prosigamos:
Papitas aliñás y bienmesabe, con Shopaholic en Cádiz.

Chocolate lujurioso con el Frente Blogger Sevillano en Cádiz.

Salmorejo con berenjena fritas y anchoas en la Plaza de la Catedral de Cádiz.

Sandy de Hacendado (no tan logrado como el otro pero a una tercera parte del precio)
Mmmmm, ¡qué hambre! Peeeeero, no os preocupéis, ya que he mencionado a Alaska y para pensar en quedaros delgaditos/as como Mario, un regalo:
Están diciendo: "¡Twitter no!" porque dicen que hay mucha suplantación de identidad (no os penséis que fui en plan paparazzi y querían llamar a las Nancys para que viniesen en plan Miami)

jueves, julio 21, 2011

Yo una vez...

¡Fui Miss!

Y, a decir verdad, aunque no lo creáis, no fueron una sino dos veces (tengo testigos).

Claro que, con mi belleza y estilazo natural, no sé por qué tendríais que ponerlo en duda. Mi melena y mi piel perfecta (esto tampoco lo digo yo, sino mi querida Rose-labios-rojos) también ayudaron. Mi simpatía, otro añadido. Que tuviese 6 ó 7 años y aún no hubiera desarrollado culo zapatero y el michelín que vendría en la veintena... Pues oye, eso también.
Miss Camping Oasis (no recuerdo bien el año y no tengo ganas de ponerme a investigar, pongamos año 90 por no pillarnos los dedos).

Las risas, en bajito, ¡que vuestros vecinos estarán durmiendo!

Ojo ojo al modelito que me hizo mi madre con dos telas... Si encuentro una foto con la tradicional (y ampliamente denostada por las despedidas de soltera) banda, os lo comunico.

martes, julio 19, 2011

Cosas que me compraría...

¡Y están todas en la misma tienda!

Voy a ser sincera: cada vez me llegan más y más notas de prensa a la cuenta del blog. Algunas llaman mi atención, otras las leo en el móvil y desgraciadamente me olvido de ellas y otras caen en el olvido directamente, bien porque ya las he leído en el trabajo o bien porque no tienen nada que ver (ni siquiera remotamente) con la temática del blog (o sea, yo misma, aunque la verdad es que las otras tampoco van de eso... menuda full).

En fin, el caso es que hay unas que siempre me llaman la atención: las de Salvador Bachiller. Desde aquél momento en que mi madre y yo entramos a la tienda de Cádiz, hace años, y nos enamoramos de todo (ella de un dominó... sin ser ella jugadora de dominó ni nada), le tengo especial cariño a la marca. Aunque lo cierto tiendo a olvidar que tienen tiendas por toda España (especialmente en Madrid, ¡hasta en la Gran Vía, Araceli de mi vida, que no están ni escondidas!).

Sin embargo, hoy, repasando los últimos mails recibidos (porque tengo ordenador nuevo) (esto no era imprescindible contarlo, pero estoy más contenta que una niña Shopaholic con zapatos gato nuevos) me he dado cuenta de que tenía favoriteados varios mails, todos de la famosa firma de marroquinería.

Estos son los culpables (ya sé que no es mi cumpleaños, pero como cuando fue no cayó nada, os insto a pasaros por la tienda y comprarme algo):
Un originalísimo bolsito de fiesta de metal. Tiene todo el estilo de mi abuela, de mi madre y mío, por herencia, claro.

No tengo planeado irme mucho de vacas, pero en octubre me voy un fin de semana a Londres y... ¡Me veo, me veo con ella!
¡Monedero vaso! ¿No es genial? Como coleccionista de vasos y tazas: lo necesito.

lunes, julio 04, 2011

Inspiración

El otro día decía mi adorado Alfredo (por favor, no os perdáis su blog y, sobre todo, su última entrada) que le gustaría saber alguna vez a qué resultado llevan todos esos posts de "inspiración" con fotos y más fotos. ¿Qué le inspiran a esa gente? Para arrojar un poco de luz (y porque no he probado a escribir menos de un párrafo en este blog y quiero ver qué se siente), ahí va mi primer lote de...

Inspiraciones
(con resultados y todo)








 

Y el resultado es...


Vale, no puedo callarme, mi arte necesita ser explicado (y yo necesito hablar, qué le vamos a hacer): veréis que están todos los elementos inspiradores, vistos a mi manera, por supuesto. Supongo que os sorprenderán algunos y echaréis en falta a Ricky Martin, pero eso más que nada era para chulearme y contaros que estuve en su concierto y sí, me gustó (en contra de lo que cualquiera podría esperar). También podéis ver que yo misma soy una inspiración para mí misma. Claro, si no, ¿quién? Por último añadir que si todas las imágenes pecan de un exceso de saturación es porque, por lo que he observado, es el común denominador de las imágenes inspiradoras, y no voy a venir a cargarme yo un sistema que viene años funcionando.

Si queréis más explicaciones, pedidlas en los comentarios. Para halagos, insultos y pedidos, tenéis mi e-mail. ;) 

PD: Antes de que lo veáis todos y digáis: "esta ha exagerao para el dibujo" os lo digo desde ya: yo dibujo así. Y no me avergüenzo, porque cosas peores se habrán vendido en Sotheby's.