domingo, septiembre 25, 2011

Como un Ciclón

La semana pasada, aprovechando mi maravillosa estancia de cinco días en ese hotel de tres estrellas que es el pabellón 14 de Ifema (donde se desarrolla Cibeles, por cierto) y ya que coincidía con la feria Bisutex, en la que nunca he estado pero de la que tanto he oído hablar a amigas de mi madre que se dedican a esto de las joyas, decidí 'emigrar' durante un rato, peregrinar hasta la puerta Norte del recinto ferial y conocer una marca de la que no sabía nada de nada.

Y, como mujer de extremos que soy, pasé del desconocimiento al amor... ¡Así soy yo!

Se trata de Ciclón, una firma que, de primersa, ya me ha ganado, porque tiene base en Leganés (y yo soy muy de hacer piña con el cinturón sur de Madrid) y se vende en 'corners' y tiendas de todo el mundo. Además, supone un cambio muy interesante con respecto a una marca que no voy a nombrar de la que era muy fan pero de la que ya me he cansado hace poco porque: a) temo que ya no hacen sólo 50 piezas de cada modelo y b) se han subido a la parra con los precios considerablemente. Para despejar dudas: Ciclón no es una copia, la empresa lleva 40 años trabajando y en 1998 derivó a lo que es actualmente, así que creo que queda claro (sin llevarme yo nada por defenderles, que conste).

Pero, antes de seguir hablando, creo que estaría bien enseñaros algunas de mis piezas favoritas:

 Vale, estas son mi favoritas favoritísimas, pero no son a las que me refería. Estas pertenecen a la colección Ciclón by Ion Fiz y, en concreto, son las que suele llevar Rubén Bejarano, de Comunicación De Moda, en la solapa de su chaqueta y cada vez que las veo intento robarlas (os recuerdo que soy de Móstoles, no soy yo, sino la sociedad, que me ha corrompido).

Ahora sí, de lo que vi en Bisutex, me quedo con todo esto (¿por qué elegir un par pudiendo quedarme con tropecientas piezas, cada una de un estilo diferente?):




Vaya por delante mi afición a veces por la plata (que recubre todas las piezas) a veces por el oro (que pronto recubrirá algunas, según me contaron), así que con esto me tienen ganada.

Una cosa que me parece genial es que tienen una colección muy variada: esto es porque se decide entre todos. La empresa pertenece a una familia (la segunda generación, o sea, los hijos del dueño) y además tienen a Javier, un 'heavy' divertidísimo que se encarga de modelar cada pieza tallando. Entre todo el equipo se llega a un acuerdo.

Me prometieron una visita al taller y espero que lo cumplan, ¡porque eso del tallado quiero verlo (y probarlo) yo!

5 comentarios :

MISTER Calamity Cool dijo...

Las de Rubén me flipan, no veas qué rabia que me quedé sin conocerlo en persona (aunque lo vi desde la otra grada durante algún desfiles y guau). Yo te veo más de oros que de platas, de hecho últimamente le estoy cogiendo tirria a la plata, es como de pobres. Oro por favor.
Deja de actualizar. Tengo una vida ¿vale? Gracias.

Muak

xris falagil y mariesposa dijo...

No me fijé en las que llevó Ruben pero las piezas de plata me han gustado mucho! Cuando dices que vamos al taller ;))

Bss de yogures helados, xris

Ari Bradshaw dijo...

AMO a Rubén. Y algún día le robaré los pins, claro... :P
Cómo me conoces, la verdad es que ahora mismo estoy totalmente en "fase oro" pero sé que la moda y yo somos cíclicas (una manera bonita de decir "repetitivas"), así que no descarto volver pronto.

Un beso.

LOS ANGELES TAMBIEN VISTEN DE PRADA dijo...

La verdad es que tiene muy buena pinta, tiene unligero parecido a uno de 50, no?
Un beso
Ainhoa
www.losangelestambienvistendeprada.com

Ari Bradshaw dijo...

Falsa Xris: Ya he visto que tienes compi nueva en el blog! Pero existe o...?? Bueno, tú ya sabes tus trastornos de personalidad :P

Los ángeles...: A eso me refería en el post, se parece, pero creo que tiene otro toque muy mono. Los otros ya cansan!

Un beso!