lunes, mayo 31, 2010

Revuelto de cosillas

¡Qué mal rollo daría si en un restaurante te pusieran eso en la carta! Yo me imagino al cocinero echándole lo que le venimos echando los demás cuando nos da por creernos Ferrán Adriá (o sea, lo que pillamos por el frigorífico) y me da un poco de cosa...

En fin, todo esto para decir que, como no sabía cómo superar el éxito de la anterior entrada, pues os cuento varias cosas y oye, algo os interesará (o no) (¿veis como me ha dado por la contradicción continua?).

Cosas de mi vida cotidiana
  • El señor que me da codazos en el autobús ha vuelto. Mi madre dice que por qué me siento con él y yo digo que es él el que se sienta conmigo y que, además, aprovecha cuando ya no puedo encontrar otro sitio... Esta vez cuando ya me estaba haciendo daño de verdad en el brazo (después de haberme cambiado de posición varias veces y maldecirme por no llevar un alfiler en el bolso) le he dicho "¡Perdone!" Y, sin haber añadido nada más, se ha apartado diciendo "Vale" (¡él sabía que estaba haciendo mal, y eso es lo que más me fastidia!) y luego, por acabar mi misión ya que me había lanzado, le he dicho "es que se está apoyando en mí..." y ha repetido "vale". Creo que estaba enfadado porque pensaba que estábamos jugando a algo...
  • Mi jefa confía en mí (y yo en ella, pero eso está de más decirlo). Eso me gusta. Algún día os hablaré de la gente buena que me he encontrado en este poco tiempo en el mundillo. Y ella encabeza la lista.
Cosas de moda
  • Os tengo que hablar también de la presentación de Juanjo Oliva y Fosco. Ya lo hice para Yo Dona, pero, la verdad, la colección me parece que merece mucho la pena (no es ninguna ida de olla de ésas que hacen a veces los diseñadores cuando colaboran con una firma para "acercarse" a la gente y que al final los alejan más...). Y, además, el trato por parte de Fosco me parece ESPECTACULAR (más gente buena en este mundillo, a veces tengo miedo porque cuando dé con los imbéciles me van a venir uno detrás de otro...) y creo que merecen mención aparte otro día (estoy a falta de las fotos oficiales, que no quiero abusar más de la buena fe de Shopaholic, que las cedió para mi artículo de la web...).
  • Me pide mi amiga Elena y lo hago con gusto porque me parece una idea bonita, que os hable de un evento de Kenzo en Madrid. Creo que si se junta mucha gente con amapolas (os cedo los miles que hay por detrás de mi casa) puede quedar una estampa muy bonita...
Cosas de belleza
  • Hace tiempo que os tengo que hablar de esto. Es un producto que habréis visto en la televisión, que llama la atención, especialmente por su formato... Se llama Vibra Colágeno Ojos (de L'Oreal) y su función es eliminar las arrugas de expresión y las ojeras. De lo primero, afortunadamente, aún no tengo (a mi edad), pero con tanto cansancio y madrugón acumulado, de lo segundo tengo bastante... La verdad es que soy muy poco metódica para estas cosas y no he notado un cambio espectacular: me lo he dado alguna vez por la noche y al día siguiente tenía algo menos de color morado bajo los ojos. Eso sí, merece la pena sólo por probar esa bolita, tan refrescante y lo gracioso que es notar el párpado temblando... [No voy a entrar a discutir si L'Oreal estaba pensando en otros usos cuando inventó el aparatito, juro que a mí esas conversaciones me repelen] :P
Cosas de niños
  • Un taller de collages: Acabo de leer el correo del trabajo y Ana Camus, Jefa de Diseño de la revista, nos cuenta que va a participar en un taller para niños que tiene pinta de ser divertidísimo... Por cierto que se hará en Glück, el sitio de moda entre los enanos modernukis... ¡Ya me contaréis!
Y... Cosas de familia

  • Os diré una frase con la que me encanta hacerme la guay (y con esto remato): Mañana voy al cine a ver a mi prima Carrie con mi tocaya Ari. ¿Molo o qué?

sábado, mayo 22, 2010

Trabajar en Moda

Os parecerá mentira (porque tampoco soy muy de fiar) pero sólo ahora, después de tropecientos meses, he caido en la cuenta... ¡Lo he conseguido! ¡Tengo el trabajo que tanto deseaba!

Hace un año me preguntaba a mí misma: ¿Cómo acceder a los medios de comunicacion, principalmente revistas, de moda? Es un mundo cerrado y complejo como casi todos y, desde fuera, parece imposible entrar en él.

Bueno, pues como podéis ver, hay alguna rendija por la que colarse. O, al menos, yo lo hice (sólo me faltaría el siguiente paso, un contrato, que llegará, ¡espero!), así que si una pringailla como yo pudo... Hay esperanza para toda esa gente que tanto sabe y tantas ganas tiene.

Alguna gente me pregunta cómo llegué a trabajar en la revista (y a las redes sociales de la misma llegan diferentes preguntas de ese tipo). Os lo voy a contar, ¡pero que conste que es un caso excepcional! (y, por Dios, me falta decir lo de "esto no lo hagáis en casa" porque tampoco confío mucho en que este método sea el mejor...).

Yo era lectora ocasional de Yo Dona y siempre la había encontrado muy completa (y divertida: a día de hoy, la sección de "Hablando en plata" de Carmen Gallardo sigue siendo de mis favoritas) cuando, casualidades de la vida, me enteré de que su directora, Charo Izquierdo, iba a asistir como ponente a unas conferencias de mujer y periodismo en mi universidad a las que yo iba a ir también (para obtener los necesarios créditos de Humanidades, no os creáis). Entonces lo vi claro: tenía que acercarme a ella.

Claro, que del dicho al hecho hay un trecho y yo, aquí donde me véis, soy una persona tímida y Charo me imponía bastante (no voy a negar que a día de hoy esto se mantiene un poco, aunque ella es todo amabilidad, la verdad). Así que fui lo más presentable que pude aquél día, consulté a las organizadoras si les importaba que la molestase (a lo que me respondieron: "¡Al contrario! ¡Así es como se consiguen las cosas, echándole cara!") y, temblorosa, le dije que mi sueño era trabajar en su revista. Ella me dijo que mientras fuese de becaria, por supuesto (esto es importante, la única forma de que te conozcan en los sitios es llegando de becario, nadie te va a contratar sin saber si eres bueno o mereces la pena). Dijo que le enviase mi CV recordándole quién era (porque, y esto es verdad, recibe cientos de emails cada día y muchos de gente pidiendo trabajo) y me dió su tarjeta (que aún conservo con gran cariño).

Yo se lo mandé, sin fe, y pasadas las semanas me estaban llamando de Recursos Humanos. Yo no podía compaginar los horarios con las clases y tuve que rechazarlo, creyendo que había perdido una gran oportunidad. Pero un año después entraba en sus oficinas como la nueva becaria de la web, y ahí sigo, de momento...

Pero, como os digo, no creo que esta sea la manera más metódica de comenzar. Desde mi punto de vista, lo mejor que se puede hacer es documentarse, formarse, hacer contactos y poner todos los ingredientes necesarios para que la receta salga bien.  Una buena manera es haciendo las pruebas que la mayoría de medios realizan ahora de cara al verano o, si se puede, cursando un máster especializado. Sin embargo,  la forma más barata (aunque más entregada) y posiblemente más efectiva que se me ocurre es la de tener un blog: no sólo porque es un trabajo que estará en internet a la vista de todos (empleadores futuros incluidos) sino porque te obliga a informarte y estar al día, con lo que, a la vez, estarás aprendiendo. Además, es una buena herramienta para conocer a gente del mundillo y practicar en la escritura y el código html (dos cosas básicas que, creo, casi todo el mundo debería llevar de serie a estas alturas).

Sobre todo, hay que tener las cosas muy claras y querer trabajar (ya me he cruzado con algunas personas que, atraídas por el 'glamour' aparente, las fiestas y los regalos, quieren "dedicarse a la Moda", en general, sin saber ni querer saber a qué, especialmente), porque, no importa lo que leáis aquí o por ahí, todo lo bueno tiene mucho trabajo detrás, indudablemente. Y, eso sí, no vayáis ahora todos a perseguir a las directoras de revistas ¡que la liamos!(y al final igual hasta me denuncian por incitar al acoso) :P

lunes, mayo 17, 2010

Complementos (casi) de juguete

No sé muy bien cómo abordar esta cuestión: por un lado, aún perdura en mí la emoción tras visitar un pequeño jardín en un pisito del centro de Madrid en el que crecían bolsos originales... Pero por otro, conozco a mi público (a ver si os pensáis que soy la única que se descubre aquí) y no sé de qué manera esto va a encajar con vuestros gustos...

En fin, intentaré explicarlo. Hace unos días tuve la oportunidad de conocer de primera mano la colección de bolsos de Inés Figaredo (es lo bueno de juntarse con bloggers de renombre, jeje) y la verdad es que a mí me encantó. Tal vez porque, como digo, se presentó en un piso reconvertido en un jardín de cuento (¡con césped auténtico incluido!) o quizá porque he aprendido a ver la moda como arte (especialmente cuando lo que veo no puedo permitírmelo...).

Sin más, os enseño algunos de los modelos (Fotos: Inés Figaredo, porque las mías, hechas con el móvil, eran un desastre):
Vale. Algunos podrían no ser muy ponibles, pero aún siendo un pelín originales el marrón y el negro de mariposas tienen bastante salida y si ya somos la repera, los otros dos también. Y lo mejor es que son totalmente artesanales y casi únicos (sólo se fabrican 30 piezas de cada modelo, por lo que el "efecto Inditex" -el que nos hace coincidir con alguien con el consiguiente cabreo, especialmente si estamos en una boda- casi podemos evitarlo).

De todas formas, no os creáis que la gente del mundo de la moda vive en la inopia (lo típico que cuando alguien normal ve un desfile y dice "¿Quién creen que se va a poner eso?" Pues nadie, señora (por cierto, felicidades a las "señoras que" en su día oficial a nivel mundial), de ahí que generamente no se fabrique lo que vemos sobre la pasarela. Y, en este caso (como ya hicieron otras diseñadoras de piezas únicas, como Patricia Rosales, a la que entrevisté en su taller de zapatos-joya), la diseñadora va a probar suerte en el extranjero donde la gente de dinero (aquí, haberla hayla, que lo vi yo en un programa de laSexta) arriesga mucho más. Desde aquí, toda la suerte del mundo porque me parece un trabajo bonito y con posibilidades.

Y si no os lo creéis, os enseñaré el bolso que más me gustó (porque, a pesar de ser una chica pobre que mira estas piezas como obras de arte, no pude dejar de pensar en un bolso muy especial que yo sí me pondría para el día a día... Si pudiera permitírmelo, claro).

sábado, mayo 15, 2010

Mayte de la Iglesia desnuda

Y... ¡Aquí la tenéis!

¡Ah! ¿Que no os lo creéis? Pues sí, amigos, la famosa modela y bloguera está detrás de esas gafas y esa gorra, y, aunque no lo creáis, va desnuda bajo esa camisa y su ropa interior...

(...)

Vale. Dejando un poco el humor malo aparte (o no) (¿os habéis fijado en que me ha dado por contradecir lo que digo todo el tiempo? Porque yo sí...) os diré que todo tiene una explicación en esta vida y este blog (o... no, jeje).

El jueves se celebró la fiesta del lanzamiento del número tecnológico de la revista junto a Telefónica (o Movistar, pero aprovecho para decir que me da a mí que tendrán que pasar un par de generaciones hasta que dejemos de llamarles con su antiguo nombre, que esto no es como lo de Airtel y Vodafone o Amena y Orange, esto es toda una cuestión histórica). En fin, que nos reunimos en la tienda de Gran Vía (para aprovechar también sus 100 años, ya que nos ponemos, nos ponemos) y, dado que había convencido a Mayte de mala manera y que yo no pude probar ni el cátering ni la bebida (salvo una copa de cava que me trajo mi buen amigo Chema de E-coolsytem), cuando acabó la celebración oficial decidimos trasladarnos a nuestro lugar preferido: El Café de la Luz (Calle de la Puebla, 8, esquina con la Calle del Barco, en la siempre sorprendente zona de TriBall). Un sitio del que debería hablaros detenidamente otro día, porque casi se ha convertido en nuestro segundo (o primer) hogar y siempre nos tratan como si así fuera.

María (La chica del bolso rosa) y Jose Airam, ambos de E-coolsystem, Patricia (Shopaholic) y Mayte...
No es que vayan con esas pintas normalmente, es que se pusieron todos los complementos de los que disponíamos en el momento, por variar... (que luego la gente me dice "Hay que ver cómo vestís los del mundo de la moda")

En fin, que hablando y hablando (entre gin tonics, tés y coacolas) llegamos a la conclusión de que debíamos hacer el experimento y ver cuánta gente entraría buscando las palabras que encabezan esta entrada: "Mayte de la Iglesia desnuda". Es una tontería, y mucha gente lo ha hecho antes en lo que viene siendo la Historia de Internet (es más, en Spoilertown, mi amiga Gotty siempre que habla de la serie Smallville incluye las palabras "Tom Welling desnudo" y siempre tiene buena acogida), pero queríamos probarlo. Y antes de que se me adelanten otros, lo hago yo, que tengo fotos y además soy la única "nueva it-blogger" de la reunión...

Por cierto, Mayte, si lees esto, espero: primero, que no te ofendas, y segundo, que te pongas el Google Analytics a la de ¡ya!

PD: Prometo comentar los resultados según los vaya teniendo... ;)

PD2: No pongo fotos de la fiesta porque no tengo propias y a pesar de que sé de la existencia de una de la gente de la redacción en la que nadie sale bien (soy la única que posa -y mal- así que imaginad qué cuadro...).

miércoles, mayo 12, 2010

Crítica: Espinete no Existe

Para empezar, y por no ir en contra de mi propia naturaleza, he de decir que Espinete sí existe. Lo sé porque una amiga mía tenía la foto con él (o ella) en su guardería y también porque, aunque no se ven, las columnas del teatro donde se realiza este espectáculo (el Teatro Compact de Gran Vía) están forradas con su pellejo. Vamos, que Espinete se ha reconvertido en columna lo mismo que podía haber acabado en Birkin o en abrigo de señora mayor.


En fin, hace hoy una semana fui a ver este monólogo con mi hermano, ya que fue mi regalo de cumple para él y, amablemente, quiso compartir una de las entradas conmigo (es el que hizo la foto, yo soy la chica ésa mimetizada con el ambiente grcias a su abrigo rosa, jeje).


Podría haceros la crítica habitual o la de "a mi manera". ¿Cuál elegís?

¿Qué? ¡No os oigo!
 
Bueno, siguiendo con las conversaciones imaginarias que mantengo en mi cabeza supondré que lo que decís es: "¡Queremos la tuya! ¡Queremos la tuya!" así como cantando.

He de decir que mi vida no es que sea un devenir de eventos y cosas divertidas (o sí), pero ese día coincidían en el tiempo tres cosas a las que podía acudir y las tres igualmente interesantes: esto que os cuento, el concierto de Aleandro Sanz y el concierto de los Hombres G. A la vista está lo que elegí... ¡Y que le den a Jandri y a Summers!

...O no.

Porque cuál no fue mi sorpresa al ir a recoger las entradas cuando descubrí que lo de Hombres G era en el mismo teatro a la misma hora. Así que cuando coincidimos a la entrada con un nutrido grupo compuesto por compañeras mías de la revista y amigas que iban dispuestas a entrevistar al grupo, mi hermano y yo aprovechamos que quedaban 20 minutos para nuestro espectáculo para entrar con ellas al camerino (bueo aproveché yo, mi hermano alucinaba). Por los pelos (y porque uno de ellos estaba en un atasco y nosotros teníamos que irnos a lo nuestro) no los conocimos, pero al menos tengo las anécdotas divertidas que contaron mis chicas a la mañana siguiente (como por ejemplo, que ellas fueron las primeras en levantarse a bailar, ya que la gente estaba, palabras textuales, "como en la ópera").

En fin, y por fin entramos a lo nuestro. A mí ya me ganaron con todas las paredes pintadas en rosa (algo que les ha dado tiempo a hacer después de tantas temporadas -ésta es la última-, están a punto de cumplir mil respresentaciones) pero la verdad es que la decoración de la sala es alucinante y con un estilo 'retro' muy bien hecho (aunque no se aprecie bien en la foto). Todo para meterse en ambiente y disfrutar de hora y media recordando cosas que hacíamos cuando éramos niños.

La verdad es que no puedo contar mucho más para no desvelaros lo que allí ocurre pero creedme cuando os digo que hubo ratos en los que se me saltaban las lágrimas de la risa y algunas veces de la emoción. Un guión perfecto y muy divertido. Además, Eduardo Aldán no sólo lo hace muy bien, esino que está muy bien (como dirían los cutres en las películas: "ya me entendéis..."). En definitiva, muy recomendable, especialmente para todos los que vivimos esos crueles años 80.

Por cierto, yo las entradas las cogí en Atrápalo, tienen descuentos para todos los días y los asientos son iguales independientemente de lo que pagues (vamos, que a nosotros nos pusieron en segunda fila, nada mal).

Y, para acabar, desde la ruidosa planta de arriba, un mensaje de Twitter:


Yo_dona: Final apoteósico con Sufre mamón!

martes, mayo 11, 2010

A mi bola en el mundo de la moda

Esto es, más o menos, lo que debería titular este blog, si no fuese tan vanidosa poniéndome mi nombre (ficticio, pero, ¡qué más da!). Porque sí, amigos, así es mi vida. Trabajo en el mundo de la moda (creo) y en realidad cada día visto peor.

Esta es una de esas confesiones que sólo le hago a mi mejor amiga y a vosotros. O sea, que ya podéis consideraros afortunados.

La verdad es que yo ya venía notando que últimamente cada vez vestía peor (os parecerá una tontería pero quien me conozca un poco sabrá que esto es medianamente grave tratándose de mí), pero hoy... Lo de hoy ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Tenía uno de esos días de "¿Qué me pongo si todo me queda mal?" y al final me he decantado (qué palabra más grandilocuente para el resultado final, qué vergüenza) por unos vaqueros, mis zapatillas Levi's que están al borde del abandono en un contenedor de ropa usada, camiseta de tirantes que, siendo como es de Inditex, está desgastadísima y una sudadera que antaño fue la estrella de mi armario pero ahora ha quedado relegado al fondo de un cajón... Total, que me he dicho "para estar en la redacción y volverme a casa...".

Pues no. Pringada.

Al poco de llegar me ha dicho mi jefa que tenía que irme. A grabar un vídeo con Clara Courel (foto de Me paso el día comprando). Como véis: delgada, altísima, y muy muy fashion (era mi ídola en sus tiempos de Elle).

Y yo, con mis vaqueros, mis Levi's casi destrozadas, mi camiseta del Breshka y mi sudadera de fondo de armario (pero del fondo de verdad).

A esto le había añadido una chaqueta que hace dos años que no se lleva y el pelo, concoleta y repeinado. Y las cejas sin depilar.

No añado más, pero está claro (¿o no?) que yo voy tristemente a mi bola en el mundo de la moda...

sábado, mayo 08, 2010

¡Layout nuevo!

Bueno, por fin he podido dedicarle unas horas (toda una mañana) al blog y al cambio de layout que tenía previsto. Finalmente no he elegido uno totalmente blanco como tenía pensado porque después del anterior, era demasiado cambio (esto es como los tintes, no es bueno jugársela y pasar del moreno al rubio directamente si se quiere evitar un efecto chungo, o, más bien, choni).

Como veréis, se mantiene el aire de papelería, con un fondo como de cuaderno, pero la verdad es que me gusta (ni qué decir tiene que entro a una papelería de verdad y me vuelvo loca).

En fin, espero que os guste este nuevo aire, con un sistema que admite el nuevo tamaño de los vídeos de Youtube, ¡por fin!

¡Espero vuestros comentarios!

lunes, mayo 03, 2010

Reflexiones domingueras

Y diréis: "¿por qué pone domingo si lo publicas un lunes?" Y yo contestaré: "A ver si voy a ser la primera que deja un post a medias de un día para otro..."

(Hay que ver cómo me ha dado por crear conversaciones imaginarias con vosotros, pero es que antes cuando iba a grabar un vídeo le decía a la gente -sobre mi cámara-: "Alberto está pensando que estoy loca", y ahora ya no me deja porque dice que me lo invento, que él está a sus "movidas" y no pensando en mí) (seguramente como pase con vosotros, pero así soy yo, tengo que crear diálogos donde no los hay).

En fin, que ayer me puse a escribir y, de pronto, me llamaron a comer, me puse hasta arriba de lasaña y tarta de galletas y al final acabé yéndome de compras con mi hermano y volviendo a las 11 y pico de la noche. Error.

Porque aquí donde me véis, que parezco una tía alegre y todo eso, está ,todo basado en un estricto plan que sigo a rajatabla y que incluye acostarme, como muy tarde a las 10.30 de la noche. Si estoy a las 10 en la cama, mejor.

"Eso no es vida" (diréis, una vez más, en mi cabeza). Ya, pero es lo que hay que hacer si luego no quieres arrastrar cansancio toda la semana. ¿Acaso es malo que te guste dormir? La gente dice que desperdicias tu vida y eso, pero es que algunas personas necesitamos DE VERDAD dormir bastante. No es malo, es como que te guste la piña (si eres de esas personas extrañas a las que su simple olor no les hace vomitar) o que levantes con ganas de hacer pis. Cosas inevitables.

Total, que ésas no eran mis reflexiones domingueras, sino éstas:

  • He pasado de la busqueda del zapato (de la que yo os hablaré con documento gráfico) a la del layout (ya sabéis, el fondo para el blog) perfecto. Esto es como encontrar el santo grial, que va cambiando de forma y todo. El caso es mantenerme ocupada... Pero sí que es verdad que, tras años con este blog y diversos cambios de aspecto, necesito na imagen algo menos... ¿cutre? ¿infantil?
  • ¿Por qué nadie (ni mi madre, que me puso el nombre) se ha acordado de mi santo? No es que sea muy de celebrarlo, ¡pero yo también quiero que me feliciten aunq no sea madre! <-- Al final esto acabé diciéndoselo a mi familia en la comida, y se hicieron los dolidos, pero vamos, que yo no he visto ningún regalo de compensación ni nada, con lo que me gustan...
  • ¿Es que soy la única bloggera pobre? (punto a desarrollar) <-- Esto también lo escribí ayer (bueno, con más abreviaturas, pero la idea era ésa) y sin embargo, he de ampliar el escenario: ¿Es que soy la única pobre del mundo de la moda? Pues no. Ya me lo digo yo. Pero sí que es verdad que hablamos de Chanel como si del Mercadona se tratase, y cuando alguien me dice que se va de vacaciones lo imagino en un hotel de cinco estrellas cuando, al final, no van a sitios tan cutres como yo pero más o menos... Creo que, más bien, es mi complejo de inferioridad (el que provoca cobrar 300 euros) el que me hace pensar estas cosas pero sí que es verdad que tampoco veo bien pensar que comprar en Prada es lo más normal del mundo.
Y... Ahí acababan mis reflexonies. Muy cutres, ya lo sé, pero, no os creáis, que me van surgiendo más día a día (por si otro día no lo cuento: ¿qué le hacen a la gente en la línea 6 de metro que sale con ganas de matar? ¿tengo yo la culpa de venir de la 10, mucho más moderna y rápida? ¡Pero si tardo hora y media hasta mi casa! ¡Eso debería conseguir que me perdonáseis todos los defectos!).

Por cierto, por si esta semana vuelvo a desaparecer (no es que me guste, pero cuando acabe lo que estoy haciendo os contaré todo para que podáis decir "pobrecita, por eso estaba tan liada"... Al menos en mi imaginación, nuevamente, jaja), os aviso de que el jueves, si queréis, tenemos evento (canapero, como diría Raquel de Gratis Total) ;). ¿Os acordáis de que hace unos días os hablé de Isua, el centro de estética donde me embadurnaron de vino y me dejaron la piel perfecta? Pues ahora cumplen un año y lo van a celebrar en uno de mis sitios favoritos del mundo (sobre todo lo fue el día que me invitaron a un menú degustación): el hotel Puerta de América (el de los colorines). Nada más y nada menos en su último piso, que tiene unas vistas flipantes...


Podéis ir imprimiendo esta entrada y diciendo en puerta que vais de parte de Lucía Pardavila. Darán aperitivo italiano (que si es como los que probé yo en Turín, estará buenísimo) y sólo hay que pagarse las copas. Si os hace, ya sabéis. Y tampoco estaría de más avisarme porque yo también voy y así podemos conocernos (o reencontrarnos los que ya nos conozcamos).

¡Besitos!