lunes, abril 26, 2010

Periodismo vs. Afición

Este fin de semana han tenido lugra unas interesantes jornadas (sobre todo para mí, que leo blogs casi con obsesión y estoy siempre deseando conocer más para engancharme a más y más). Son las Jornadas de Blogs y Moda que han tenido lugar en el Museo del Traje y de las que he salido encantada... si queréis saber más, podéis leer crónicas más completas en los blogs de la derecha: Shopaholic, E-cool system, La ratita presumida, El blog de moda...).

En fin, en algunas de las ponencias se llegó a un dilema que a mí me ha perseguido desde mis primeros días de carrera y que aún sale de vez en cuando en alguna conversación: ¿quién puede ser periodista hoy en día?

Según lo que vemos en televisión, de periodista puede trabajar cualquiera pero yo, a la par, que creo que no cualquiera por ocupar un puesto lo es, tampoco creo que sólo por tener un título uno quede validado como profesional. Me explico: que Belén Esteban o algunos grandes hermanos (un ejemplo que está demasiado visto, pero no tanto como para que no sea cierto) trabajen como periodista no los convierte en tales, pero sólo por haber salido de la facultad con un título en la mano, tampoco debería poder llamarse así a nadie.

Creo que la facultad no enseña mucho yo en tanto en cuanto que el periodismo es un oficio y, como tal, poco hay que aprender, salvo alguna técnica (que se adquiere leyendo y conociendo los medios, cosas que no enseñan en la universidad). Por tanto, es trabajando en ello donde se aprende y donde se demuestra la capacidad de cada uno, y no en exámenes o trabajos finales.

Así, he de añadir que los blogueros (pongamos los de moda, ya que estamos tratando el caso) no deben ser vistos como competencia: especialmente porque nadie ve como tal a un científico que explica las cosas que no entendemos (es más, se les llama como expertos a programas, tal vez es que en este mundillo hay demasiado experto y expertillo), pero también porque ser bloguero a veces no es ser periodista (aunque se podría decir que algunos sí, sin un título de por medio, y quizá ahí radique el miedo de algunos "profesionales" y no por aquellos que simplemente dan su visión sobre algún aspecto... o a lo mejor es que todos ellos son temibles, quién sabe).

En fin, miedo a gente nueva, con ganas y con acceso a un medio hasta ahora inalcanzable, pero al final viene a desmoronar un sistema que estaba basado en una mentira: nadie es más profesional por tener una carrera y ni siquiera por ocupar un puesto de periodista. Como en todo, los títulos hay que ganárselos (salvo en la realeza, donde viene un poco dado... aunque bueno, Letizia estudió y ejerció, ¡parece que se lo ha ganado!).

domingo, abril 25, 2010

"La mujer del viajero en el tiempo"


(o "Mas allá del tiempo, su nombre cinematográfico)
(...)
(o... "Time Traveler's wife", su nombre inglés)

Bueno, sea como sea, vengo a hablar de una historia que, tanto escrita como en pantalla, me encanta.

El libro pude haberlo recomendado hace unos años (dos otres, más o menos) cuando mi madre, enamorada de los viajes en el tiempo (no hay más que decir que ve una serie malísima simplemente porque sus protagonistas pueden adelantarse 7 días...) lo compró. Sin embargo, tiendo a olvidar con facilidad las cosas que leo, desgraciadamente, por lo que no me parecía ético hablaros de algo que casi no recuerdo.

Sin embargo, ayer pude ver la película, que se ha estrenado este finde semana y he de decir que no lloré porque pensaba que mi acompañante (que se delate aquí si quiere, no voy a señalar a nadie sin su permiso) no lo estaba haciendo, e incluso me hice daño en la garganta por aguantarme, cuando descubrí que media saa no se había reprimido como yo.

Sí, es una de ésas pelis. De las de llorar. Pero llorar porque es bonito y eso a veces, dicen los expertos, que es hasta terapéutico.

La sinopsis casi se revela con el título: es una historia de amor entre un hombre que tiene una rara enfermedad que le hace viajar en el tiempo (obvio) y una mujer a la que conoce desde niña gracias a esos viajes. Hasta ahí puedo leer (es muy difícil hablar de libros o pelis sin desvelar nada, pero ahí reside su magia).

(Disculpad que aparezca tan grande, pero es que el nuevo Youtube y yo no llegamos a un acuerdo)



Si hay alguna diferencia entre libro y película es el protagonismo que recibe Clare en el caso del papel (en la película interpreta el papel Rachel McAdams, que también es la protagonista de "El diario de Noah" otra gran peli de las que deberían dejar de llamarse "pelis de chicas") o Henry, en el caso de la película (Eric Bana... Y eso no debería necesitar más comentarios... ¿O sí? ¡¡Guapo!!).

En fin, una historia que merece la pena que leáis y/o veáis. Aprovechad e id a algún cine en versión original como hice yo, los subtítulos no son tan incómodos y muchas eces se ganan (o se dejan de perder) muchos matices (ojo, y lo digo como amante del doblaje español, pero a veces no está mal volver a lo auténtico).

domingo, abril 18, 2010

Una noche con... Luis Piedrahita


Y añado una voz en off: "Sí, ya quisieras tú"...
Y yo digo "Pues sí, no os voy a engañar, algunos lo ven feo pero para mí lo tiene todo".

Y es que el viernes, víspera de mi cumple, me autoregalé algo que llevaba mucho tiempo deseando: unas entradas para ver el monólogo de Luis Piedrahita en la Chocita del Loro Senator (o sea, la Chocita del Loro que se han inventado para llevar a los famosos y cobrar mucho más por ello, nada más y nada menos que 16 euracos por monólogo, me parece exagerado... aunque Luispi lo merece).

Para que veáis mi dedicación al blog observad qué cara de concentrada... Eso y que dije "si voy a salir mal de todas formas, pienso poner de mi parte"

Y os diré que a mí el monólogo me encantó. Y diréis: queríendote casar con él, no eres nada objetiva. Y es verdad. Pero también es cierto que iba un poco reacia (porque soy mayor ya, y precavida, algo bueno tenía que tener la edad) porque pensé que sería un poco refrito de sus anteriores monólogos o sus libros (que los he visto/leído todos) y, aunque alguna vez menciona algo, no suena a lo de siempre.

Y, una cosa buena, improvisa mogollón. Interactúa muchísimo con el público (con mi amiga María y con un tal Javier, que era súper espontáneo y gracioso, sobre todo) y eso se agradece. Jugando con las frutas creo que la gente se pasó de graciosa intentando sacar las más difíciles (me siento mal cuando eso pasa: ¿por qué pagas si luego vas a pillar? ¿es gracioso que intentes que el monologuista improvise sobre el guayabo?) pero, la verdad, es muy difícil pillar a alguien con tantos escenarios a sus espaldas.


María (Ugarte) y yo, súper guapas, ¡y nada psicópatas!

En fin, hora y media que disfruté muchísimo. Con Luis, mi mejor amiga y una Pesi light (eso fue un fallo, pero bueno, algún día entenderán la supremacía de Coacola...).

PD: Una niña del público, con 16 años, creía que los walkmans eran redondos. Empiezo a hacerme mayor...

jueves, abril 15, 2010

Noticias 'frejcas'

(Tantos años yendo a Getafe han dejado en mí una huella imborrable. Tranquilos, lucho contra el acentazo madrileño).

Bueno, he observado que llevo toda la semana sin daros el notición de la ídem: me quedo hasta septiembre en Yo Dona. ¡Yujuuuuu!

Para algunos no tengo de qué alegrarme dado que sigo siendo becaria, pero para mí sigue siendo una gran oportunidad y no me importa seguir cobrando muy poco mientras pueda seguir ahí.

Sin embargo, mi alegría no es plena y, os seré sincera, llevo un par de días de bajón y asimilando que este verano no va a ser tan guay como yo esperaba, ya que a mi compañera Sandra (sé que estás ahí, manifiéstate que hoy hablo de ti) no pueden renovarla y tampoco se pueden quedar con ella. No comprendo que a todos (incluidos sus jefes y parece que hasta los de Recursos Humanos, que ni siquiera nos conocen) nos dé tanta pena que se vaya y no se pueda hacer nada para solucionarlo. Pero las empresas son así y supongo que habrá que asimilarlo.

De todas maneras, esto es también un aviso para mí, porque cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar... O al menos eso dice mi madre, que es muy refranera.

En fin, cambiando de tercio, os presento el último vídeo con blogueros, que grabé en el 'showroom' de Miriam Ocáriz (por poco tiempo, ya que la empresa se va a volcar con su proyecto El armario de la tele, donde venden todo lo que vemos en las series, un negocio muy curioso y que seguro tiene éxito). Esta vez tocaba con Mamen (Díaz-Alersi), de El blog de Moda, y, como era de esperar, todo fue fenomenal.

Lo bueno de que pase el tiempo y nos vayamos conociendo más (o yo a ellos, al menos) es que luego los vídeos quedan mucho mejor. ¿Lo malo? Que nos ponemos a hablar y hacer cosas y pasan mil horas... Bueno, mejor pensado, eso no es malo, jeje.

En fin, de Mamen, como de todos, sólo tengo buenas palabras, y como no me quiero repetir, os dejo con el vídeo que, a mi parecer, ha sido de los que mejor ha quedado (creo que voy mejorando un poco, ¿no? Y, bueno, la ayuda de mis cámaras, Alberto y Mikel, siempre es imprescindible).




Perdonad por el tamaño del vídeo, pero se supone que es el pequeñito que usaba antes y que youtube saca en gigante... Otro motivo más para cambiar de 'layout'...

miércoles, abril 14, 2010

Europe's living a celebration (versión 2010)

Al fin puedo enseñar algunas de las fotos de mi viaje por Europa. Tengo alguna anécdota divertida e incluso recomendaciones, por si os interesan (y digo esto en plan "si os interesan, ¡pedídmelo en los comentarios!") :P (Por cierto sí me cambiaba de ropa, pero siempre llovía y hacía malo, por eso voy siempre igual)







lunes, abril 12, 2010

En Isua, como mi prima Carrie

Ay lectores/as, qué piel más sedosa tengo... Aunque a mi favor he de decir que yo de natural tengo piel suave (aunque con tendencia al grano cada vez que cato el chocolate, cosa que desde que estoy en este trabajo ocurre día sí día también).

En fin, el jueves estuve en un centro estético de la zona de Bilbao llamado Isua. Un lugar que he de decir que poco tiene que ver con los centros estéticos de nuetro barrio, muy a nuestro pesar: allí todo es limpieza y modernidad, del mobiliario a los tratamientos.



Yo pude disfrutar de un peeling a la vinoterapia cuyos efectos aún duran, pero tienen manicura, nutricionistas y una cosa muy divertida que son los tratamientos holísticos, para mejorar cuerpo y mente (tratamientos totalmente personalizados, he de añadir), entre otras cosas.

Para presentarlo a los bloggers...

Sí... Soy yo... Sólo puedo decir a mi favor que son mis nuevas gafas de bloguera, o de ver (de ver sucio, porque, como me ocurría cuando usaba las de ver, las llevo siempre hechas un estropajo). No hace falta que me lo digáis: me quedan mal, y ahí reside su gracia. :P

Bueno, como iba diciendo antes de este aporte humorístico en forma de foto, convocaron a unos cuantos blogueros (y como, según Jose Airam yo soy la nueva it-blog...) pues allí nos reunimos. Y, ¡menuda fiesta! Primero, tratamientos de la más alta calidad y, para seguir, sushi (lástima que a mí no me guste, pero los demás se pusieron morados) y cócteles (yo, fiel a mi mojito, que he de decir que estaba ultrabueno, de los mejores que he probado). Vamos, que a mí me tienen ganada (claro, que yo me vendo rápido, y si no, mirad la entrada anterior con el polémico Cola Cao...). =P


Total, que no está nada mal para ser mi primer evento blogger (o evento canapero, como diría Raquel Gratis Total), totalmente a la atura del apellido Bradshaw. Espero poder repetir pronto, porque gracias a Isua el sueño de ser como mi prima Carrie y sus amigas (aunque pocas veces las vemos con la cara marrón, como podríais haberme visto a mí si no hubiese ejercido la censura previa), se puede hacer realidad.

PD: Todas las fotos, de mucha más calidad a las que os tengo acostumbrados, claro está, son gracias a mi amiga Shopaholic, que no sólo es un amor sino una gran fotógrafa, aunque ella diga que no.


miércoles, abril 07, 2010

¡Videoblogueando!

EDITO: Menos mal que tengo a Shopaholic para ser mis ojos... ¡Ni me acordaba que ya había publicado este vídeo hace dos entradas! Qué desastre, así lo veís otra vez, o yo qué se... :P

Como soy un poco lo peor (y bastante despistada), había olvidado enseñaros el último vídeo emitido hasta la fecha de la serie de vídeos con blogueros y casi se me junta con el próximo, que saldrá este domingo (¿Quién será, será...? ¡Admito apuestas!).

En fin, a mí me gusta por varios motivos: porque el comienzo es divertido (dios, mi pelo, ese mechón... ¿nadie me avisó?), porque Bea habla fenomenal (y sigo tirando piedras contra mi propio tejado: "Cuéntanos"... ¿En serio? Ya vale de repetirse, ¿No?) y porque la tienda El Beso da para mucho mucho.

En definitiva, merece la pena verlo (si no sóis una de esas 900 personas que lo ha visto antes de que yo me dignase a publicarlo aquí, claro).


Hugo Silva, no busques más...

María Ugarte está aquí.
Y diréis: a ésta se le ha ido ya la pinza (o como dice el grupo de Facebook: "a mí no se me va la pinza, sino el tendedero entero"). Pero no. (¿O sí...)

El caso es que ayer Hugo Silva estrenó serie, 'Karabudjan' y básicamente el argumento es que Hugo busca a una chica, María Ugarte. Y yo no sé si es ella a la que busca, pero su nombre coincide con el de mi mejor amiga, María (Ugarte, para más señas, jaja).

Vengo a decir esto para todos aquellos/as psicópatas con un ordenador cerca: no sé quién es la de la serie, pero María tiene miedo. No es normal que la gente contacte con ella y le pregunte si es la de la desaparecida. En la tele no todo es real (creédme, que yo tengo mi propio programa, jaja). En definitiva, si es ella a la que buscas, Hugo, aquí la tienes. Si no, tú te lo pierdes.

martes, abril 06, 2010

Chanel, háztelo mirar...

¡Hola, hola!

Ahora mismo debería estar preparando unas cuantas fotos e historias interesantes que contar sobre mi viaje, pero hay algo que me urge más: en Chanel está fallando algo y soy la única que se da cuenta.

Todo el mundo alaba su colección de Primavera-Verano, porque han conseguido volverlo todo campestre y la gente está deseando revolcarse (en el buen sentido, espero) en campos de margaritas después de haber hecho un picnic sobre un mantel de cuadros (pero de los que no son horteras, si es que los hay). Sin embargo, hay detalles que se les escapan: la ropa, bien, los bolsos, genial, el maquillaj, estupendo, las lacas de uñas... Ay. Ay, amigos, ahí fallan.

No sé si quedo como una flipada diciendo que no me gustan nada (por aquello de que penséis que ahora me creo algo, cuando todos sabemos que con mi sueldo no podría permitirme ni respirar el aire de las tiendas de Chanel) o como una cutre al asegurar que me parece indignante que un esmalte que cuesta más de 20 euros me dure menos que los que me cuestan, exactamente, 0'65€.

Este invierno ya me pareció sospechar algo con el modelo azul metalizado, pero como mis ojos no se acostumbraban a colores tan oscuros, me lo quité pronto y ahí quedó la cosa. Pero claro, ha llegado la primavera, con ella los colores pastel y... No podía faltar un rosa, que afortunadamente, me tocó a mí.

Ayer me lo dí y, adía de hoy, éste es el resultado:
Y vosotros diréis: "a esta chica,la operación de ojos le salió cara"... Pues no, no es que me haya pintado a trozos, saltándome algunas uñas. Es que la pintura SE CAE... A las pocas horas de haberme pintado.

De ahí mi deducción: en Chanel se han olvidado de los esmaltes y les está fallando el último eslabón de la cadena... ¿estaremos ante la caída de un imperio? ¿Qué pensaría Coco si levantase la cabeza?

Yo, mientras tanto, me quedo con mi colección de fucsias, todos de diferentes procedencias (pero cuyo valor nunca supera los 5 euros) , distintas tonalidades y tan duraderos. Algunos dicen que ya forman parte de mí, y la verdad es que ya no me acostumbro a ver mis uñas "desnudas". ¿Me estaré volviendo una friki?

Con éstas preguntas en el aire os dejo hasta el próximo día en el que contaré, eso sí, algunos detalles jugosos de mi periplo por el norte de Europa. No sin antes recordaros que más vale chino en mano, que ciento Karl Lagerfelds volando.

PD: ÉSta es mi entrada número 300. ¡Felicidades, yo!