sábado, marzo 28, 2009

¡Chinchón!

Y vosotros diréis... ¡Escalera de color! ¡Dos tríos! Y sentiréis que os he estafado y os he ganado..
Pero no estamos ni en la piscina, ni en el pueblo, ni en casa de tus abuelos jugando a las cartas, es que hoy me he ido a Chinchón, el pueblo. (Desde que estuve a tope de medicamentos, mis chistes son muy muy malos)

El caso es que ba a ser un día casi normal, tneiendo en cuenta que nos hemos despertado casi a a una y que mi espalda sentía que se le había colgado un centenar de monos encima durante el día anterior (es que fui a la fisio otra vez, y descubrió un nuevo sitio en el que destrozarme la espalda... y la vida... si necesito sicarios alguna vez la llamaré a ella, lo juro). Pero hemos ido a buscar un portátil para Pedro infructuosamente y viendo que yo no estaba muy por la labor de cocinar y él no sabía que darme pues nos hemos ido a ese encantador pueblo lleno de cuestas y turistas deseosos de gastarse un buen dinero en unos menús turísticos que no merecen demaiado la pena. Suerte que Pedro tiene amigos que tienen amigos que tienen amigos que conocen el sito y hemos ido a uno para autóctonos.

Eso sí, hemos comprado un pack de bollos (es que iban en pack, "el pack de los listos" ha dicho la señora mientras nos pedía 9 eurazos y nosotros pagábamos como tontos), que tienen curiosas historias que contar...


El bastón que iba a comprar originariamente... Hasta que ha empezado a eseñarnos toda la tienda. Yo tenía intención de comérmelo, pero está duro como tres piedras y además hay que colgarlo porque dice que da buena suerte, que al vecino le han tocado trescientos y pico millones y al que le hace los moldes cuatro millones (de euros, espero). Mi padre ha dicho que tenía que haber traído tres.



El bollo preñao que ha hecho que entrásemos en la tienda. El mó es de pisto y elque se ha quedado Pedro, el tradicional de chorizo. Había también de morclla, que ni en Burgos los hacen tan explosivos, oye.


Éste no sé qué nombre tiene pero sé que sabe a roscón (a ver si os creéis que no lehe robad ya una de esas patitas). Éste lo tiene que comer la chica y otro, del que no tengo foto porque se ha quedado en Aranjuez se llama Tea de Novicia y tiene que comerlo el chico, con su formita de teta y pezoncillo y todo.Y el más gracioso de todos. A la espera de que venga Pedro mañana (a recoger un libro que tiene que devolver y aún no me he leído) sigue en su paquete, bien envasadito. Lo que se vislumbra en el centro es un huevo cocido ("fresco, recién cogidito de la granja, cogemos 200, los ponemos con agua, n litro de vinagre y sal gorda para que no se rompa la cáscara que es donde está la gracia"). Entonces, el chico tiene que darle dos veces en la frente a la chica y cascar el huevo (miedo me da... Yo paso de ir a urgencias en plan "mira que mi novio me iba a cascar un huevo y sin querer me ha abierto la cabeza"). Total, que luego uno se come la yema y el otro la clara y ya tendrán amor eterno (esto de "eterno" un poco de cosa también da, pero oye, yo qué sé).

Y eso es todo, bueno, venía también un bollo de anís más pero se lo ha quedado Pedro, que ya bastante tengo yo con lo mío, jeje.

Las fotos de hoy (cuatro, y con el móvil) os las pongo otro día para demostrar que no soy de ésa que sólo publican en las que salen bien y que más bien soy de ésas que nunca salen bien en las fotos. OS vais a reir, pero qué más da, ¡si casi estamos en familia!

martes, marzo 24, 2009

Y... ¡200!

Bueno bueno, sentiría emoción por haber sido capaz de escribir doscientas veces en este sitio, pero con este dolor de cabeza, de cuello y un extra de hipo no soy capaz de expresar mucha emoción que digamos.

No sé si os he hablado de un blog, el de Carol, pero por si acaso os lo recomiendo. A mí me sirve de inspiración muchas veces y siempre es una alegría cuando actualiza.

Yo la conozco (no personalemente) desde hace muchos años y quizá por eso le tenga un cariño especial a su sitio.

El otro día me compré un vestido en Primark (of course) y me acordé de ella, no sé por qué, porque igual lo ve y lo detesta, qué sé yo, el caso es que con que me guste a mí...

Diré dos cosas sobre este tema:
  1. Se transparenta, pero no sé por qué motivo, me da igual. Me habré vuelto una transparentosa, dios quiera que no llegue a un límite pokero.
  2. Sí, lo que veis debajo es mi cama, me lo pondría y así lo veis puesto pero mis piernas no están visibles, ya me entendéis, y mi cara es el espejo del alma, sí, pero un alma muerta y con ojeras, porque no duermo bien. Recordad que estoy enferma.

PD: Las fotos, cómo no, son de móvil, pero del Hello Kitty, que otorga calidad.
PD1: Ahora que veo tanto la tele... Si la gente no hace más que mandar sms a la Susanna Grisso (por cierto, se le está deformando el labio a la mujer) diciendo que es necesaria una huelga general... ¿por qué no ha ni una mísera concentración? ¿hemos perdido la capacidad de quejarnos? Que en vez de crsisis hablamos cada día de un vertedero, un cuco y poco más...

Uy, ¡casi! (casi 200)

Como no os voy a contar mis desventuras (creeréis que me hago la misteriosa... ja, lo que no quiero es descubriros lo triste que es mi vida), pues aprovecho esta entrada, ¡la número 199! para poneros tres anillacos (es que son grandes), de mi nueva afición vintage. Dos son de mi abuela y uno de mi madre. Hay más, pero siguen en chapa y pintura, además así me lleno el blog en n rato y esto pierde la emoción, jeje. ¡A ver qué sus parecen!


Éste es de mi madre, que dice que durante una época no se lo quitaba nunca


Éste de mi abuela, y hay otro parecido de mi madre. Tiene gracia porque es de Ibiza pero imita...
Chan chan chaaaaaaaaaan


A los que se usaban en la Edad Media para envenenar a los de la corte. Las damas se metían el veneno dentro, abrían y ¡ups! ¡que se caía en la copa! ¡No sabían ná! De ahí la leyenda urbana de "ten cuidado con lo que te echan en las copas" que tanto repiten las madres

Y éste es también de mi abuela. En un principio no me convencía pero un día me lo puse y nadie se escandalizó. Queda bien. Así que pa' la saca! (sí a veces uso expresiones pasadas de moda, todavía me río cuando un amigo me coge el teléfono y dice "Digamelon?")

viernes, marzo 20, 2009

Collar

Bueno, hoy por fin voy a ver la calle (para algo más emocionante que ir al médico), ya que mi madre cree que me tiene que dar el aire porque tengo un color blanquecino en la cara... Igual no se había dado cuenta de que siempre tengo ese color!! :P

En fin, el caso es que ya me he puesto uno de los collares de mi abuela, no parece vintage, porque siempre se asocia con un estilo más bien antigüito pero lo es. Sé que éste es de algo bueno (lapislázuli, quizá) pero bueno, el caso es que me gusta.




Por cierto, con la Cuore viene un 20% de descuento en Blanco y con la Elle un 20% de descuento en Hazel. Estoy emocionada, sobre todo con la segunda porque dado que es una tienda que me enata y tiene unos precios que nunca me puedo permitir espero que con esto consiga sonsacarle algo a mi madre, aunque sea para mi cumple (que es el mes que viene, ya lo sé, pero soy precavida).

Besitos!!
xoxo

jueves, marzo 19, 2009

Vintage

Me da vergüenza contaros que vuelvo a estar enferma (esta vez, incluso peor que antes) así que os diré que, dado que se lleva lo vintage, y que mi madre tiró toda la ropa posible he decidido lanzarme a otro tipo de vintage: las joyas. Tengo a montones, de mi abuela y de mi madre, e incluso de la abuela de mi madre, y casi todas son buenas, lo cual conlleva su responsabilidad pero me hace sentirme elegante aunque vaya con mis playeras y mis vaqueros normaluchos.

Cuando estén todas limpias (tienen que pasar por chapa y pintura... o agua y jabón, que pal caso es lo mismo) os pondré unas fotos... Si no me he muerto, claro. Tanto amenazo que al final verás tú la gracia...

En fin, que lo más emocionante que me ha pasado, aparte de haber conocido Urgencias y saber lo que es que te pinchen el culo (menos mal que tengo de sobra... no dolió, pero escocía y me ha salido un moratón bastante curioso), ha sido publicar la entrevista a Krizia Robustella en la que, por cierto, nadie ha comentado :(

No quisiera usar la pena pero... bueno... ya que estoy tan malita... snif snif... y si queréis mirarlo... jeje, ahí os dejo el enlace:

sábado, marzo 14, 2009

La luz al final del túnel

Buen, el diagnóstico ya os lo dije, placas (de pus) y el coche, 380 euros. Ya sé que ése no es un diagnóstico, que lo más acertado sería decir que se ha roto el motor de arranque pero el caso es que lo que duele es lo otro. A mí no, a mis padres, pero pal' caso...

¡Ah! Hoy he visto la calle... ¡¡por fin!! (ya sé que el otro día fui al médico pero para mí no cuenta, lo único bueno que saqué es que me compré millones de revistas para pasar mi convalecencia) y la verdad que la he encontrado muy bien, con calorcito, con gente, bastante bien la cosa... Lo único que no me gusta es que me ilusiono y me creo que es primavera y seguro que quedan días de frío (en mi cumpleaños, seguro que llueve, hacedme caso).

Total, me he dado cuenta de que ya casi no hablo de moda en este blog. Posiblemente porque no os importa, pero también porque cualquier cosa la aprovecho para Tinta Digital y cuando es más de moda a nivel casero pues no sé, a mí nadie me hace fotos, y como salgo tan mal se lo dejo a Aleica... Aunque hoy me veia yo bien, no sé por qué, porque con mi cara de enferma... Quizá me ha molado el detalle de llevar la chapa de un pollo asado (homenaje a Krizia Robustella, a quien entrevisto esta semana en Tinta Digital...) (ya, seguramente no sabéis quién es, así me leéis, hombre, que si no lo pido por favor, ¡pasáis de mí!). Obviamente (obviously, como diría un profesor muy pedante que tengo) no tengo fotos. Mañana me pongo la misma ropa antes de echarla a lavar y listo, ¡así me veis un poco la cara que os vais a olvidar de mí!

En fin serafin, con esto y un calcetín me voy a... ¡dormir! (rimas cutres auspiciadas por la medicación, todo es su culpa, lo juro).

jueves, marzo 12, 2009

Placas

Eso ha dicho la doctora que tengo. Eso, y que por qué no he ido antes. No es muy simpática. Mi madre dice que coo hizo la residencia en Burgos se ha contagiado del ambiente local.
En fin, que lo hago para informaros de mi salud, pero como tengo hambre, pues aquí acaba la cosa. Prometo algo más extenso en las próximas horas/días (nunca hay que pillarse los dedos con esto del blog).

XOXO!

PD: Durante unas horas, algunos lectores de Spoilertown se habrán sorprendido leyendo mi vida. No es que me importe porque se expone igualmente aquí pero me preocupa... ¿Se me está yendo la cabeza?

martes, marzo 10, 2009

Mirando cara a cara a la muerte

Escribo con la sensación de tener una lanza clavada en la garganta... Os informo rápidamente porque no sé cuantos minutos me quedan de vida. Tengo anginas. Ayer fui a clase y el dolor de garganta fue en aumento a lo largo del día. Me fui a casa. Iba en el metro tratando de nodormirme y deseando llegar a mi casa. Cuando casi estaba llegando a Coimbra (la urbanización en la que vivo, a pocos kilómetros de Móstoles) mi coche decidió morirse. Así, puff. Metí tercera y dejó de andar (con lo cual me di cuenta de que algo fallaba, porque lo normal es que en tercera vaya más rápido). Llamé a mi mamá, y como no tenemos ni idea de coches ella llamó a Miguel, mi padrino, policía y ex mecánico. El coche no arrancaba, el frío iba cayendo... Y a las 8 llegó la grúa (he de mencionar que salí de Getafe a las 5 de la tarde). Vuelta a Móstoles, y finalmente a las 8 y media llegamos a casa. Para entonces ya tenía temblores que me duraron hasta las 10 aproximadamente y con una fiebre que aún me dura hoy.
O le cojo maná a esa rotonda (la misma donde me di el golpe) o a ese vestido (el mismo que llevaba cuando el mismo golpe).

lunes, marzo 02, 2009

Entrada de Cibeles

Chicos y chicas, ya está publicada mi entrada en Tinta Digital sobre la Pasarela Cibeles (bueno, bueno, Madrid Fashion Week de todos los Santos). Me hace especial ilusión que lo leáis y comentéis, por lo que signifia. ¡Espero que os guste!

domingo, marzo 01, 2009

¿Ya?

Si hay algo que odio son los fines de semana... El viernes te parece que tienes un montón de tiempo por delante y cuando llega el domingo t das cuenta de que no has hecho ni la mitad de lo que querías hacer y lo dejas para el siguiente... Y así se va agrandando la bola. Horrible, teniendo en cuenta que de todas las prácticas he hecho una y he mirado otra. Menos mal que me queda esta tarde...

Ahora voy a ir a tomar algo a la Latina, lugar que desconocía hasta hace prácticamente nada y al que Pedro quiere ir siempre desde que vive en Madrid, por eso de mimetizarse con la gente,supongo. Hoy no es un día muy latinero porque se ha nublado, pero bueno, menos es nada. Yo preferiría haber ido primero al Rastro, que le da n puntillo más in teresante pero teniendo en cuenta que no tengo dinero, que vivo lejísimos y eso supone madrugar y que las miles de prácticas siguen ahí, creo que la cosa estaba clara desde el principio.

En fin, tengo que confesar que estoy un pelín emocionada porque leáis mi artículo de Cibeles, que se publica mañana. No sé si osgustará pero yo o hice con todo el cariño e intentando sacar lo meor de mí, es decir, una versión diferente a lo que se suele leer sobre esto.

Una vez abierto mi corazoncito, me voy, que a este paso me voy a Madrid en pijama (del Primark, monísimo, otro día os lo enseño). Os dejo con las fotos del domingo pasado, cuando me sentí súper americana porque comimos de un chino nuevo (un wok, en realidad) que te sirve las cosas en cajas de cartón. ¡Sí! ¡U.S.A.!