viernes, enero 30, 2015

Qué hacer este fin de semana: unas cuantas cosas

Hoy es la última vez que celebro San Publicito (una festividad que se inventaron los que trabajan en Publicidad y que está regulada por convenio: el primer viernes de enero), y lo estoy aprovechando como se merece: he limpiado el baño, he puesto una lavadora y... En fin, he dejado hueco para hacer cosas más interesantes los próximos días.

Como por ejemplo...

Lo primero, comer. 

Vamos, irme de tapas, que es una de las cosas que más me puede gustar en la vida.


En el Mercado de Productores (ese Mercado tan chulo que ponen el último finde de cada mes en el Matadero y que mola bastante porque puedes hacer la compra y llevarte productos de calidad a muy buen precio casi siempre) (a veces no, a veces se suben un poquito a la parra). En esta edición incluyen Feria de la Tapa a sabiendas de que yo, vecina ilustre del barrio, estoy muy a favor de todo lo que empiece por Feria y se le añada Tapa.


Como es bastante probable que llueva (así lo dice mi móvil y no tiene sentido contradecirlo una vez más), a lo mejor hay que cambiar de plan y aprovechar el Gastrofestival que empieza mañana. He mirado los menús de 25 euros y no hay ninguno que no me parezca ligeramente estafa (a mí no me la pegáis), pero si hay algo que me apetece de verdad es el Tapa Subterránea que se va a celebrar mañana, 31 de enero, en el Mercado de Antón Martín. Y así con la tontería pruebo el Yokaloka que es una asignatura que tengo pendiente.

Como no todo es comer, leamos.


Buenísimo artículo de Jaime Rubio en Verne analizando el fenómeno "Ricky Martin y la mermelada", su propagación y cómo ha revivido en los últimos tiempos.

O compremos



Llevo semanas dándole vueltas. Vi las cosas que hacía Pols Ceramic a través de una amiga común en Facebook y creo que, tras reposar el ansia viva de la compra (oye, cada uno tiene sus cosas) necesito una de estas tazas imperiosamente. Eso y un poco todo lo que hace, que además creo que hay que darle alas y, ¡que se invente más cosas! [Aquí su maravilloso Instagram]


No sé si será su estética hipstercuqui o lo sano que suena todo lo que dicen que van a vender, o el hecho de que estén también cerca de casa, pero estoy ya deseando que llegue el lunes para ir a conocer Granel Madrid, comprar todo lo que se me ocurra al peso, y sentir como si estuviese en el Madrid de verdad, el que me contaba mi madre y que yo nunca he conocido...

Y ya que me he puesto nostálgica...



Vais a decir que casi que lo que os cuento está todo en el mismo barrio de Madrid pero qué queréis que le haga si vivo en el mejor sitio de esta ciudad, donde todo está pasando... Este sábado, también, en el Museo del Ferrocarril (que esperemos pronto recupere el Mercado de Motores), "La Estación", una feria de juguetes antiguos y coleccionismo. 

Y para acabar, una de cine... Malo


Porque soy la típica que siempre elige mal las pelis, parece hecho a mi medida. Al menos ya sé a lo que voy... Cutrecon homenajea durante todo el finde, efectivamente, al cine cutre. Allá que voy.

lunes, enero 19, 2015

A las cosas feas de las rebajas también hay que quererlas

Hoy vengo con un caramelito: uno de esos post que tan famosa me han hecho en mi casa y alrededores. 

Sé y comprendo la fascinación que siente esta España mía, esta España vuestra con las rebajas: ¿habéis visto el caso de Kit Kat en Twitter? España se mata por lo gratis y en un nivel ligeramente inferior, se pega por lo que cuesta un poco más barato que ayer pero menos que mañana.

El caso es que, como ya sabéis, me encanta encontrar lo más feo que sacan las marcas a paseo aprovechando las rebajas. Pero yo creo que todas esas prendas se merecen nuestro cariño porque aparecen en tienda de la noche a la mañana y son pura MAGIA.

Por cierto que aprovecho para rescatar del olvido otro post que me dio muchas alegrías: dónde va la ropa que no se vende en rebajas (que por cierto, seguimos sin desvelar el misterio).

Hoy, como estoy desocupadita, he vuelto a hacerlo (o más bien diremos que han sido ellos los que lo han vuelto a hacer, vaya cara). Aquí tenéis lo que nos ofrece Zara en su tienda online:




Comenzamos flojitos, pero veréis que mejora: según la gente de Amancio, no hay nada como combinar mangas a lo Enriquito Iglesias en los 90 con un chaleco hasta la rodilla que además va haciendo caidita. Precioso.

Los chalecos hacen furor en Zara esta temporada rebajil: observad que les va muchísimo el rollo volúmenes, jugando a las desestructuraciones como si fuesen Ferrán Adría y le añaden un pantalón precioso. La silueta que cualquier mujer querría tener.
A aquellos que veis las noticias (hola, gente que no sabe que hacer sin Series.ly) os sonará el cántico de "Sí se puede." Pues... PRIMICIA: ese cántico salió de Arteixo, una mañana de lluvia (esto es ficción, pero podría no serlo) en la que uno de sus jóvenes diseñadores exclamaron la famosa frase: habían creado un top ombliguero, con estampado de leopardo y lentejuelas. ¿Quién decía que quien mucho abarca poco aprieta, eh?
Un clásico en las fotos de Zara, mi favorito, de hecho, la pose de malita, de cuando te duele la tripa y quieres tomarte una sopita con fideos y huevo. A esta chica, su falda de tabletillas no le hace disimular su pelo sucio y, obviamente, tampoco disimula unas orejas un poquito grandes. Nada útil.
Con la misma postura puedes posar si ocurre lo que Zara ya ha previsto: que tengas un look perfecto para salir a sacar la basura y que todo tu barrio decida salir al mismo tiempo, que la vecina te dé palique, que te entre el frío (de ahí la pose) y encima te dé mogollón de palo porque te han pillado en camisón, calcetines y los zapatos de tu padre cuando va en traje que son los primeros que has pillado.

También puedes disfrazarte de la hija del granjero, que es una posición social que se está perdiendo. Eso sí, con tus botinitos de bruja, no vaya a ser que te pillen sin tacón en Kansas.

Es en la sección de pantalones donde encuentro mis prendas favoritas: con estos leggins, por ejemplo, puedes lucir unas piernas de muerta preciosas.
Ay, la nostalgia. Tienes también unos pantalones perfectos para rememorar aquellos pantalones de campana que te quedaban largos, tu madre te cogió el bajo, pasándose de la raya y... Chimpún, pesqueros.

A este precioso pantalón que tan bien sienta incluso cuando eres modelo (como podemos apreciar, no hace patorras ni nada), lo han llamado "pantalón ancho corto". La descripción es perfecta, no lleva a engaños y viene a decir: "sí, aunque no lo creas, lo hemos hecho."

Este pantalón, así, como de lejos, podrías decir: bueno, pase. Pero luego descubres que es de jacquard y estampado serpiente. Y pesquero. Y con cremalleras. Vamos, que no le falta de nada, pero por si acaso, añades unos zapatos de cordones, así, discretitos. 
Nuevo homenaje a la infancia (se ve que se han puesto nostálgicos este año) en forma de un pantalón que hace gordas a las delgadas... Es un pantalón que rescata al personaje del Deshollinador, un pantalón supercalifragilísticoespialidoso.

Y mi favo: sé que esto viene casi directo de las pasarelas, pero para mí sigue siendo un homenaje a Melanie la C, la Spice deportista. VIVA FOREVER.
Para culminar, lo venís viendo en todas las fotos y lo sabéis ya porque leéis muchas revistas femeninas: no hay nada como rematar un look con un buen zapato. En este caso, con un precioso botín al que no le falta detalle, solo ser bonito.

lunes, enero 12, 2015

Los Globos de Oro: #pasafiltro

Como mañana casualmente lo tengo de vacaciones, he decidido tragarme toda la alfombra roja de los Globos de Oro. Llámalo deformación profesional o aburrimiento, pero aquí me tienes, con un streaming de la NBC, viendo la Mani Cam y toda la pesca.

La verdad es que solo llevamos un par de invitadas y ya estoy decepcionada. Este año he establecido una vara de medir y es la de: "si ésta hubiese venido a mi boda, qué me hubiese parecido", y estas son las conclusiones, si pasa o no pasa filtro:


Rosemund Pike - La que quiso innovar y salió mal

Vera Wang

Amy Adams - La típica que ha decidido no tomarse muchas molestias y se ha cogido algo en el Sfera


Versace (Donatella, entendemos)


Naomi Watts - Ese collar es del Aliexpress, a mí no me la cuelas


Gucci (¿Con o sin Frida?)

Conchita Wurst - Que ni se ha molestado en afeitarse



Dakota Johnson - ¿Qué te has creído que es esto, los Oscars?


Lorde - Mira, hablemos sin tapujos: lo molas todo


Jessi(ca) Chastain - Me flipa tu pelo, como si hubieses venido en chándal



Julianne Moore - ¿Tú también con el brilli brilli, Julianne? ATPC, a ti te perdonamos cualquier cosa. Vivan las plumas.


Givenchy (como el de la expo del Thyssen)

Sienna Miller - Sienna, tía, cuánto tiempo sin verte, eres la típica amiga que ni pensé que vendría.

Miu Miu

Heidi Klum - Chiqui, ¿te creías que venías a Miss Carolina del Norte?

Donatella otra vez

Mujer de Clooney - Como te llames. EN SERIO. ¿GUANTES?



Jenni from de block - Qué considerado ponerte bótox a chorrazos POR MÍ.



Emma Stone - Dije que a mi boda podíais venir como quisiérais y lo has hecho. BRAVA.


Kate Hudson - Tía, que te ligaste a Matthew McConaughey en 10 días, no me vengas de Ylenia ahora.



Keira Knightley - La típica que como está preñada y es inglesa, se viste de antigüita.


Jennifer Aniston - Lo sabes, pase lo que pase, #teamAniston... Incluso con #Angelinaleg


Saint Laurent

Melissa McCarthy - Has adelgazado, se nota, ¿por qué te escondes? Amiga, llama a Rosa López.



Claire Danes, que no se conformaba con echar al prota de una serie, sino que encima viene de mercadillo. Bruja de manual.



Lupita Nyongo - Te has colado en este evento como lo haces en todos y la gente no deja de decirte que eres increíble, pero te diré una cosa: Mira a Julianne Moore, ASÍ ERA EL ROLLO.


Giambattista Valli

Salma Hayek - La divina, pero, claro, no tiene mérito.



domingo, enero 11, 2015

Os presento mi mejor yo

No es que mi mejor yo salga mejor en las fotos, es que tengo una amiga que es muy buena fotógrafa ;)
No sé cómo irán vuestros propósitos de 2015; supongo que como todos los años, estáis ya luchando por mantener la determinación del día 31. Yo es que no me propuse nada porque, no sé, mira, bastante tengo con proponerme casarme en 9 meses. 

Sin embargo, en noviembre me dispuse a encontrar a mi mejor yo. Como lo lees, EXISTE UNA MEJOR ARI, aunque cueste creerlo. ¡Yo ni sabía que se podía!

Casi de casualidad, empecé unas sesiones con una coach (a ver, todos la llamamos "la coach" pero tiene un nombre, Rocío), cuyo objetivo era, precisamente, ese: ayudarme a encontrar una mejor versión de mí misma. Y vaya si la he encontrado.

La primera sesión estaba perdida: en la vida y en cuanto a lo que esperaba de ella (de Rocío), porque realmente, como no sabía de qué iba el tema, no sabía qué esperar. 

Pero la segunda sesión fue tan reveladora que yo considero que desde ese día mi vida ha cambiado. Y lo ha hecho a mejor, claramente. Aprendí a encontrar respuestas simplemente en mis propios pensamientos, que estaban tan enmarañados, que no me dejaban ver lo que verdaderamente quería. Os prometo que fue algo increíble.

Porque, ¿de qué va eso del coaching? Pues nadie te da consejos, no vayas buscando que te digan "tienes que": en cambio, el coach te va guiando, mediante preguntas, para que tú mismo respondas y seas capaz de ver el camino. Te acompaña, pero no te impone nada. Es increíble, porque al final tienes la sensación de haber visto el sol entre las nubes tú solo, simplemente haciéndote preguntas que quizá nunca te habías hecho y, sobre todo, dándoles respuesta (cosa que más que probablemente no habías hecho).

Para mí es una experiencia que todos deberíamos vivir: sé que es habitual pensar: "eso es para gente con problemas", pero yo, a priori, no tengo ningún problema grave (creo) y es justo donde un coach te puede ayudar: a tomar decisiones, a cambiar algunas actitudes que pueden ayudarte a mejorar tu día a día... Pequeños cambios, como decía, para encontrar tu mejor yo.

Además, te ayuda a entender a los demás, a ayudarlos de la misma manera que te han ayudado a ti: yo más que nunca me pongo en el lugar del otro, intento entender lo que piensa y sobre todo le hago las mismas preguntas que quizá se haga internamente, para alcanzar juntos una solución, ahora evito en la medida de lo posible los "yo creo que" porque lo que yo crea puede ser mi versión de la realidad y eso no ayuda para nada.

Os cuento todo esto porque me ha hecho feliz, porque quería que supiéseis que a lo mejor los propósitos de Año Nuevo son más sencillos de lo que realmente nos imponemos y porque estoy tan agradecida a Rocío y tan fascinada con ella, que creo que es mi deber contároslo y recomendaros que tengáis al menos una sesión con ella. Ya están yendo varios amigos míos (a los que les he contado lo mismo que a vosotros) y, de verdad, no estoy loca, todos estamos encantados.

Podéis contactar con ella a través de este e-mail (decidle que vais de mi parte) y, si tenéis alguna duda, ¡preguntadme en comentarios o mediante correo!

jueves, enero 08, 2015

Qué hacer un fin de semana de invierno: burger party

Se han acabado. Las Navidades, digo. Yo sé que vosotros como que lo agradecéis, pero los Navideñoadictos como yo (y más gente, que no estoy sola) (decidme que no estoy sola, por favor) (POR FAVOR) estamos más o menos de luto. Se nos mete una penita en el cuerpo que es hasta contagiosa.

El caso es que me noto yo como que ya he quedado con todo el mundo que tenía que quedar, y ahora es como empezar de cero: ¿qué haces este finde así como para que sea especial y te dé ganas de seguir sobreviviendo?

Pues se me ocurre una cosa: yo ya estoy harta de langostinos y asados, yo echo de menos un pilar importantísimo en mi dieta, lo que viene siendo la cocina tradicional versión treinteañeros nacidos en los 80... Las hamburguesas.

Pero he dicho que quiero tener ganas de vivir de nuevo, así que vamos a hacerlo cuqui, vamos a hacerlo bien:


Ya, ya me he dado cuenta del mantel navideño y los dibujos navideños de los panes, ES POSIBLE que esta foto la hiciera DURANTE las Navidades, pero bueno, la idea que yo tenía era contároslo ahora, así que dadme la razón en todo y obviad esos pequeños detalles.

Existe una empresa, de lo que vamos a describir con un título que nadie ha usado antes, "unos jóvenes emprendedores" que se llama MiniHamburguesas.com, y que te vende precisamente eso. 

Como el negocio con el pan de la hamburguesa puede estar bien (porque está muy rico, aunque lo veáis verde), pero se queda escaso, le han dado una vuelta de tuerca, y hacen packs temáticos (como el navideño de mi foto) que son el sueño de cualquiera que haya visto Alaska y Mario o que directamente quiera hacerme caso: son los packs Burger Party.

Esa es, precisamente, mi propuesta: tú les haces un pedido, llega rapidísimo, invitas a tus amigos y les dices que tienes calefacción y juegos de mesa nuevos (¿quién podría resistirse a eso, alguien con vida propia, quizá? No va a ocurrir, vendrán todos) y de pronto los recibes con esto.

No hay mejor forma de retomar la rutina y aprovechar para contar anécdotas nuevas: la piña rellena que la tía de uno llevó en Nochebuena o cómo se atragantaron con las uvas (los andaluces perdonadme por esto, es que el resto sí nos las comimos).

Yo, como estoy loca, he variado el plan y he comprado el pack Grease para "sorprenderlos" y ponerles mi película favorita. LES VA A ENCANTAR. (Si es que no leen esto, claro, entonces me voy a comer las 36 hamburguesas yo solita, una risa...)

miércoles, diciembre 31, 2014

Carta de la directora ** Fin de 2014 **

Querida amiga:

Efectivamente, te la he vuelto a jugar. Soy de esas directoras y no me avergüenzo.

Allá por septiembre jugué a eso de "ahora es cuando de verdad empieza el año, ahora es cuando hay que hacer balance y bla bla BLÁ." Y aquí me tienes, día 31 de diciembre haciendo mi repasito del año porque hace mucho que no actualizo el blog y vais a pensar que me he muerto.(Cosa que podría ocurrir con el frío que hace actualmente en mi casa, si hiciese caso del estilisto ese aprovecharía para ponerme tacones ahora que ni siento ni padezco).

El problema es que tengo una memoria selectiva que simplemente se dedica a recuperar recuerdos sin orden ni concierto, y los más recientes prevalecen sobre los demás, así que así es difícil hacer un balance en condiciones. Os lo digo yo, que hice miles de balances cuando estudiaba y esto tiene su técnica.

Me aventuraría a decir que 2015 va a ser un año guay, pero no sé qué expectativas tenéis vosotros: ¿qué queréis, qué deseáis? Bueno, pues que sepáis que los años nunca van a ser buenos en su totalidad, la vida no puede traer solo cosas buenas durante 365 días seguidos porque se cansa, así que más os vale a disfrutar de lo bueno.

Y lo bueno pueden ser cosas geniales, como las que me esperan a mí (se siente, presidente) o cosas tan simples como pasar toda la tarde con tus amigos jugando al Kardashian. La vida no es una montaña rusa, solo nosotros podemos hacer que nuestra existencia sea grande.

Lo siento, me ha quedado esto más pasteloso de lo que esperaba... Solo quería deciros que no sé cómo será vuestro año pero yo ya espero mucho del mío porque, ¡POR FIN ME CASO!

Sed felices, o al menos intentadlo, que a veces no movéis un dedo. Os veo en 2015.


miércoles, diciembre 24, 2014

Ya casi casi es Navidad: lista de villancicos

Se acabó la etapa navideña en la que está permitido hincharse a Nancy Sinatra: esta noche es Nochebuena y, como era de esperar, mañana Navidad.

Todo sigue su curso, como todos los años. Igual que el año pasado, que el anterior y así hasta que hagáis memoria.

Como hoy toca reunirse con la familia, es el momento de sacar la pandereta (yo me pregunto: ¿es la pandereta navideña un complemento solo español o los niños de todo el mundo también la aporrean cuando llega este momento?) y ponerse a cantar los villancicos de toda la vida.



Os he preparado una selección... Eso sí, con un homenaje final a I.P., que estará comiéndose los langostinos con sus compañeras, tan contenta por no tener que pelearse con su hijo por el último...