// //]]> Ari Bradshaw * Blog de moda, lifestyle y humor *

domingo, mayo 03, 2015

Lo que tú crees que está diciendo tu gato vs. lo que está diciendo realmente

¿Sabes cuando la gente está delante de un niño aprendiendo a hablar y dice: "Dile que te llamas Jorgito, y que tienes tres años"? Pues TODOS los dueños de gato hacemos lo mismo (pero con el gato, obviamente, porque buscar a un niño para eso... No merece la pena).

De hecho, no solo les ponemos voz sino que mantenemos largas conversaciones con ellos, aunque la mayor parte de las veces sean preguntas que se quedan llenando el silencio durante horas: "¿Qué estás buscando debajo del frigorífico?" "¿Ahora te vas a sentar ahí?" Y el gato, como buen gato, sigue haciendo su vida (su vidorra, diría yo).

Además, si hay algo que nos gusta a los dueños de gato, es interpretar lo que estos están haciendo, pero me temo que la realidad es otra...

Esto es lo que tú crees que está diciendo tu gato vs. lo que más que probablemente esté diciendo:



Lo que tú dices: "Ay, Fluffy, mira qué cariñoso, cómo me demuestra su amor lamiéndome la mano..."

Lo que tu gato está pensando: "Vale, en principio al humano ya no le quedan restos de comida: por el sabor podría decir que hoy ha comido pollo asado, que ha desayunado cafecito con tostadas y que ayer cayó un gintonic después de la hamburguesa. Y a mí va y me da la lata esa que sabe a sardinas pochas."



Lo que tú dices: "Orejitas, cómo eres, ¡no es momento de jugar!"

Lo que tu gato está pensando: "´Tómatelo como un toque de atención. Es la fina línea que me gusta traspasar para que entiendas, aunque se ve que no lo estás haciendo, quién es el que manda en esta relación. Y ponme la la lata de sardinillas ya."


Lo que tú dices: "Ay mi gatito, cómo nos gusta pasar este rato abrazados juntos..."

Lo que tu gato está pensando: "Por favor, que me suelte esta señora... No me deja respirar. Todas las noches lo mismo, ¡búscate a alguien que te abrace de verdad, so loca!"



Lo que tú dices: "Mira bigotes, se está echando la siesta dentro de mi bolso, ¡qué monada!

Lo que tu gato está pensando: "Si te hubieses comprado uno de Vuitton, no solo la piel sería buena, sino que tendría sitio para dormir a gusto. Ahora mismo tengo el cuello como cuando tú sales de un vuelo de Ryanair."



Lo que tú dices: "¡Mira cariño, Albondiguita hace como que nos ha robado la cama!"

Lo que tu gato está pensando: "Peso tres millones de kilos, no me puedo mover, así que voy a poner cara sensual a ver si a esta pirada le parezco supermono, como su novio, y no me mueve de aquí. Espero que me traiga el desayuno a la cama..."




Lo que tú dices: "El Señor Huellitas suele poner cara de malo, pero en realidad es un gato adorable."

Lo que tu gato está pensando: "No te equivoques, moderna de pueblo, pongo esta cara porque te odio. A ti, a tus amigos hipsters con sus cámaras de mierda y sus fotos con filtro y a toda la Humanidad. Mi puesto estaba junto a un malvado de película, ¡eso sí que hubiese sido gastar bien mis siete vidas! ¡Ponme sardinas, humana!"

miércoles, abril 29, 2015

¿Nos vamos a comer salmón noruego a Noruega?

Esto es lo que ha pasado: Expansion.com se ha convertido en una web salmón y, después, se les ha escapado un salmón por la página.

Ahora nos retan a todos a buscarlo entre sus secciones (aunque el muy pillo va a ir cambiando cada varios días: que si ahora en estilo de vida, que si ahora en tecnología, hoy en salud...)

El reto, como podéis imaginar, viniendo de un medio tan reconocido, es redondo: la propuesta es que aquellos que encuentren el salmón podrán irse de viaje con gastos pagados (vuelo y alojamiento) a probar el mejor salmón del mundo, el salmón noruego (en Noruega, claro).

A mí, salmónlover de pro, me han ganado: porque me muero por ir a probarlo allí, porque el concurso es supersencillo y porque no me importa nada estar el rato que haga falta paseando por la web de Expansion.com si tiene ese colorcito tan cuqui.

Para participar en el concurso (hasta el 10 de mayo) y ganar el viajazo a Noruega y disfrutar de ese salmón noruego rico rico solo hay que registrarse en la web y responder a la pregunta: "¿En qué sección de nuesra web está hoy nuestro salmón?" [Solo se puede participar una vez por localización, que nos conocemos]

Por cierto, que en Twitter yo ya he empezado a hablar de este tema usando #PescaelSalmón con la esperanza de que, o bien nos demos pistas unos a otros o bien me invitéis, por generosa, a ir de viaje con vosotros. Lo que mejor os venga...


lunes, abril 27, 2015

Libertad es ir donde quieras



No sé si recordáis aquellos tiempos en los que trabajaba en automoción. Desde entonces, me volví un poco loca de los coches. Especialmente, de aquellos que te permiten moverte por la ciudad y aparcar en cualquier huequecito... Bueno, eso, salvo si eres mi amiga Patricia, que sus huequecitos tienen que medir 8 metros de largo (no podía ser perfecta, aunque ni siquiera podemos llamar defectillo a eso).

Sin embargo, si eres cualquier otra persona, por ejemplo Hiba Abouk (por poner un ejemplo así, al azar), te va a flipar el Renault Twingo: es lo suficientemente práctico como para poder guardar en su maletero lo que te apetezca (unos tacones, unas zapatillas, y todo tu armario si hace falta), tiene personalidad (mi coche actual tiene personalidad de macarra de los 90 y necesitaría este cambio) y encima tiene calidad en los acabados (esto a lo que nosotras a veces damos poca importancia pero la tiene, os prometo que la tiene).

Por cierto, que lo de Hiba Abouk no era tan al azar como parecía (cómo soy), sino que la actriz (porfavorcitoquéguapaes) es la nueva imagen de Renault Twingo y la verdad es que me parece la mejor embajadora: quiero ser como ella, tener tantos eventos chulos como ella en mi agenda y poder moverme como ella en el Renault Twingo.


Por cierto que, juntos, Hiba y el Renault Twingo, tienen muchas sorpresas y premios. Yo ya me he pasado a participar pero como soy naturalmente generosa os invito a hacerlo también... ¡Luego no digáis que no avisé!




domingo, abril 26, 2015

Un cachopo, Mafalda y un monólogo en puntoMOM

Según abandonábamos Asturias, con mi platito de fabes con almejas en el estómago, va Pedro (mi novio, prometido y futuro marido) y me dice: "Eres más famosa en Oviedo que en Madrid."

Pues... No sé cómo tomármelo.



Resulta que el pasado 18 de abril, con mis 31 añitos recién cumplidos (madremíamadremía sihacedosdíasyotenía22) se celebraba puntoMOM, un evento que, en principio era para mamás blogueras (por su nombre parece evidente) pero que les sale tan bien que es un evento para blogueras en general. "Ay, qué pereza", dirán algunos. Pues mira, si ya estás de vuelta de todo, sí, pero yo llevo como mil años con el blog este (os pido por favor que no miréis las entradas antiguas) y todo lo que escuché me pareció interesante así que las reticencias habría que dejarlas en casa. Digo yo.

A lo mejor creéis que digo esto porque la primera en hablar fui yo y tengo que hacer la pelota, pero también os puedo decir que, cuando has trabajado en comunicación en todos los frentes que se pueda trabajar, te das cuenta cuando algo está bien hecho y con cariño. Además, que si conviertes un auditorio en una versión real de Pinterest a mí me tienes ganada. Y eso (y más) es lo que hicieron Patricia y María

Dos personas, por cierto, a las que no conocía de nada y que hubiese querido llevarme en la maleta. A ellas y a todos los que me acompañaron ese día porque, os voy a contar una cosa: soy tímida. [Y estas dos cosas vana  estar vinculadas, lo prometo]

A ver, como Ari Bradshaw no, pero porque es escrito y si me lees bien y si no, pues a otra cosita. Pero como la persona detrás del personaje (que la hay), me cuesta hasta pedir la cuenta en los bares, así que imagina cómo estaba minutos/horas antes de salir ante 400 personas, unas 399 blogueras (excepto Pedro) a hacer un monólogo sobre... blogueras. Y sabérmelo de memoria. Y no perder el hilo. Y que lo que había escrito les hiciese gracia.

Pero lo conseguí, y fue gracias al cariño con el que me trataron todos: desde Ana Blanco, presentadora del evento y ya amiga para siempre, hasta el resto de ponentes (no me voy a dejar ninguno porque todos merecen la pena y todas sus webs esstán en mi barra de favoritos desde ya: Nuria Pérez, Nuria Ramírez, Maider Tomasena, Marta Simonet y Fabián León, Belén Canalejo, Marina Escolano, Laura Goretti y Laura Gutiérrez, Belén Martí y Carmen Escalona, Leticia Blanco, Andrea Amoretti, Pilar Fernández y las chicas de Hello Creatividad).


Créditos: Oliveira Foto


Y después, más cariño todavía: en persona, porque no solo me cantaron el "Cumpleaños Feliz" (hola, ¿hay algo que dé más vergüenza que ese momento?) sino que algunas se acercaron a darme la enhorabuena y me hizo muchísima ilusión (incluso me hicieron proposiciones decentes de las que ya os hablaré) (cómo somos las blogueras con esto de hacer cebos con nuestros proyectos, como si le importásemos a alguien) pero también en las redes sociales (aunque tengo que confesar que los que más ilusión me hicieron fueron los de mis amigos Alfredo y Javi, que se vinieron de roadtrip almejita y no dejaban de reírse durante mi intervención, dándome ánimos para seguir).

En fin, una pasada, fue una experiencia increíble. Y por la noche, cachopo. Doble win.

 A falta de fotos de cachopo (que no hice), buenos son tortos (ay, qué graciosa). Mira, la verdad es que comimos esto y unas cuantas cosas más y luego cenamos como si hubiésemos reseteado.


Y por la tarde me encontré con la figura de Mafalda. Triple win.

Como sabéis, lo que más me gusta en el mundo es ir con el pelo por delante de la cara


Y así he metido todos los elementos que había introducido en el título en la historia. EPIC WIN!!

En fin, como entiendo que de los miles y miles de lectores de este blog solo un pequeño porcentaje pudo asistir a la ponencia de la que llevo hablando 12 párrafos, a la espera de tener un vídeo decente, os pego el texto que preparé en mis viajes de ida y vuelta al trabajo y que es más o menos parecido a lo que luego dije (aunque con los nervios y luego viniéndome arriba incluí alguna cosilla).

[Mi opinión es que al final quedó mejor cuando lo conté que la versión escrita, ya me diréis vosotros cuando podáis comparar]

VIVE CON UNA BLOGUERA... SI TE ATREVES


Me han encomendado la difícil tarea de contaros cómo es vivir con una bloguera… Bueno, me había traído a mi novio para que os lo contase pero, claro, cada uno tiene que saber su lugar aquí: la bloguera, o sea, yo, tiene que ser la protagonista y el novio, como mucho, hará las fotos… Y ahora con el palo selfie ni eso: prefieres mil veces parecer idiota a que pongas ocho poses, se canse antes del tercer cambio de ropa y cuando veas las fotos descubras que no hay filtro de Instagram que solucione eso.

Porque, os voy a contar la primera cosa sobre las blogueras: si no es instagrameable, no existe, ni me interesa. ¿De qué si no iba a ponerme yo a hacer palmeritas a las 7 de la mañana, a comprar flores y hacer un bodegón todo eso? ¿Por qué si no iba a llevar una funda de móvil que no cabe en el bolso? Por cierto, aprovecho… [Sacarlo del bolsillo]  Bueno, esperad un segundito [coge el móvil, y se pone a jugar con él, varios segundos]

Vale, ya. 

Sí, a esto hay que acostumbrarse también: con nosotras las blogueras es normal vivir estas ausencias cada ratito: hay que mirar el Twitter, el Facebook, Instagram, Whatsapp porque también tenemos el típico grupo de la familia y de las amigas, que no somos robots, hombre y, por supuesto, el mail por si llega una invitación a algún evento.

Ay, esos son mis e-mails favoritos... Los “save the date”: o sea, que ese día meriendo o ceno gratis, También me gustan los “envíanos tu dirección”, porque te van a enviar algo. Cosas como maquillaje, jardines en miniatura, servilletas y papel higiénico… Todo muy variado. Que es una manera muy práctica de hacerte el ajuar.

Hablando de eso. Os he mentido un poco. Os he dicho que había venido con mi novio pero se trata, en realidad, de mi prometido. Claro que si seguís mi blog (inserto cuña publicitaria: tres uves dobles, aribradshaw punto com, ari, como suena, b-r-a-d-s-h-a-w, como Carrie, eso, punto com)… 

Decía, que si seguís mi blog, también sabréis que me caso, porque la evolución natural de la bloguera es: nace, pasa una adolescencia con estilismos que es mejor olvidar, se pasa a los foros Vogue, se vuelve guapa, se empieza a hacer fotos, empieza a recibir likes, se promete, se convierte en bloguera de bodas, se casa, se hace wedding planner, también publica cosas de decoración de vez en cuando, se reproduce, se convierte en bloguera mamá y de ahí ya no se baja hasta que se hace mayor y comienza a entrar en los foros de calceta de Facilísimo.

Como veis, mi vida está ya totalmente planificada, sé cada paso que voy a dar con mi blog de aquí a que me muera porque he hecho un montón de cursos de esos que te dicen: “Triunfa con tu blog!!”, “recibe un montón de cohechos con tu blog!!” “hazte bloguera de moda y te invitarán a canapés!!” Y resulta que planificar es imprescindible. Y claro, yo he pasado de empezar mis entradas en plan: “Querido blog, hoy estoy triste porque es lunes y llueve” a decirle a mis amigos: “Mira, este sábado vamos a ir a cenar hamburguesas gourmet con cerveza artesana porque hace mucho que no publico planes de ocio en el blog con todas las visitas que eso me genera.”

Y es que la cosa pasa ya de castaño oscuro, da igual el tipo de bloguera que seas, que tu vida es un poco inventada: por ejemplo…

Egobloggers, que son mis favoritas pero no quiero hacer sangre, porque, ¿habéis visto los mensajes que les dejan? Son para hacer un libro: “estás guapísima”, en una foto de su mesa de desayuno. Otra: “tía, te estás poniendo gorda,” y la pobre egoblogger venga a subir vídeos haciendo sentadillas que ya querría yo ver a cualquiera salir tan mona y sin sudar, que yo hago dos sentadillas y a la tercera ya me quedo sentada en el suelo que estaba más cerca.

Pero, el caso, que me voy del tema: vidas inventadas. Los desayunos esos que toman, irreales todos, yo digo hasta que son de plástico, porque esa gente debía de estar haciendo ya la dieta de la alcachofa si todos los días tomasen gofres tortitas, zumos, pan con tomate, chocolate, croissants… No hay horas en el día ni vídeos de sentadillas para quemar eso.

Pero es que además a las dos horas ves que publican una foto con faldita, taconazo, peinado con trenzas, ojos ahumados… Algo no cuadra. Esa faldita sin medias y en diciembre te delata: tú te hiciste esa foto en agosto, lista, y me la estás colando ahora como OOTD.

A ver, para las no iniciadas o yo misma hace dos sábados: ¿qué es eso de OOTD? ¿Será que por fin han reconocido que tienen una enfermedad y le han puesto nombre, como el SPM? Pues no, es Outfit Of The Day, algo así como lo que me he puesto en el día… Pues casi, porque por "el día2 puede significar cualquiera, como  si no hubiesen hecho la foto con una cámara profesional, le hubiesen ajustado la luz, pasado por Photoshop ni nada. ¡JA!
Pero ya he dicho que no me quería meter con las egobloggers que bastante tienen con soportar el peso de todos los bolsos que les regalan…


Sin rencores, ¿eh?

Luego están las blogueras de decoración, por ejemplo, que tienen unas casas tan maravillosas que yo siempre me imagino que tienen una habitación en la que meten todas las cosas que el resto de mortales tenemos en medio. En sus cocinas es imposible cocinar, demasiado limpias, en el dormitorio falta el montón de la ropa que está medio limpia medio sucia y todavía le podrías dar un uso, y en sus salones... NO HAY TELE. Yo eso sí que no me lo creo, sobre todo porque bien que comentan Masterchef luego…

Después tenemos también a las bloggers de belleza, por ejemplo, que se levantan ya con la raya pintada hasta la nuca y los labios perfilados que te preguntas qué opinarán de ellas en sus trabajos cuando las vean llegar un día con una propuesta beauty de fantasía y sombras irisadas… Están las bloggers de cocina, que al parecer nunca llaman al chino; las bloggers mamás que tienen a los niños con secretaria para organizarles la agenda de manualidades y juegos, las bloggers DIY que desconocen que también puedes comprar cosas que ya vengan hechas, las blogueras de bodas a las que les parece maravilloso que unos novios sienten a sus abuelos en balas de heno y hagan el brindis en tarros de espárragos…


En fin, que si os resulta difícil de creer es porque es un poco mentira, pero al fin y al cabo… Es una mentira bonita, pasada por un filtro Valencia, que te hace vivir experiencias maravillosas como hacer sentadillas sin sudar y que, además, te da cosas gratis. ¿Cómo creéis que empezó todo esto de venir a PuntoMOM? Con un “Save the date”… Habrá sidriña… Cachopo… Y aquí estoy, con mi OOTD lista para recorrer la ciudad haciendo fotos, ¡con mi palo selfie, claro!



domingo, abril 05, 2015

¿Que Jamie Oliver me necesita?

Casi hiperventilo [por cierto que yo siempre me imagino al decir esa palabra una casa con las ventanas abiertas y las cortinas en mitad del salón por haber ventilado de más].

Resulta que me llega un mail que pone: "Jamie Oliver te necesita."

Y yo, que por algo soy bloguera e inicié el movimiento egoblogger (nadie me lo ha reconocido, pero vamos, a ver quién me lo discute), digo: "Ya está, Jamie POR FIN ha visto todas las recetas que hago en su nombre."

Porque no sé si me seguís en Instagram (si no lo hacéis, me parece un poco feo, no os lo voy a negar), pero últimamente me ha dado por hacer las recetas de mis diversos libros de Jamie Oliver (que, por si no lo sabéis, es un cocinero inglés conocido por usar mucho las manos para cocinar, algo que a algunos les parece de guarro y a mí me parece que hace las recetas más apetecibles que podáis imaginar). ¿He dicho ya que es inglés? ¿Es necesario que lo diga una tercera vez para que apreciéis el logro? ¡Un cocinero inglés que hace recetas que apetecen! Triple, cuádruple WIN!!


En fin, el caso es que Jamie me ha mandado un e-mail, y yo estaba ya emocionada perdida... Iba a llamar a Shopaholic (con la que comparto fanatismo Jamieoliverista, de hecho la foto de la esquina derecha abajo es de una receta que hice con ella ayer) y comentarlo pero resulta que no, que Jamie no me ha escrito a mí sola.

Vaaaaaale, te perdono.

Porque lo que quiere es concienciar al mundo de que hay que luchar contra la obesidad infantil, que hay 42 millones de niños con menos de 5 años que son obesos y eso dice muy poco (o muy mucho) de nuestro futuro.

Míralo qué mono, si ha hecho un vídeo y todo...



El caso: que hay que firmar en Change.org. Yo lo he hecho porque me lo ha pedido Jamie (como si me dice que firme a favor de cenar pescado todos los días, yo qué sé, por Jamie LO QUE SEA) pero me parece que lo que pide tiene sentido así que por eso lo comparto.

Sé que como siempre que una bloguera recomienda algo parece un post patrocinado pero ya os digo yo que ojalá me hubiesen sobornado, y lanzo aquí ideas al equipo Jamieoliverista por si quieren agradecerme este bonito gesto a favor de los niños obesis del mundo: una cena en alguno de sus restaurantes (con él, si puede ser), un curso de cocina en una de sus tiendas, otro libro (nunca son suficientes, con 5 no basta), el machacador de ajos para mi amiga Shopaholic, su food processor... Yo qué sé, ofrecedme y ya os digo.

lunes, marzo 23, 2015

Dime qué pones en tu estado de Facebook y te diré qué relación tienes

Ayer, mientras veíamos a Ylenia y Fede reencontrarse en Gandía Shore GHVIP (yo es que no avanzo, os lo juro que me quedo anclada como dos años atrás a mi época siempre) y esperábamos a que Rajoy dijese que las elecciones andaluzas nada que ver con el resto de España y a Pedro Sánchez decir que sí, que ahora van a ganar en todas partes (lo que viene siendo contar la feria como te va en ella) pues pasó una cosa mucho más importante:


Tania y Pablo han roto.

Y no, no son los protagonistas de tu serie de dibujos japoneses favorita de los 90 ni un tronista y su muchacha. Eran, ERAN nuestra pareja de políticos favorita y ahora vamos a tener que centrarnos en Monedero y Carmen Lomana.

Una pena.

Lo que más me gusta es que ella lo ha soltado en Facebook (él también, pero ella sobre todo, porque me da a mí la gana) como una adolescente cualquiera y eso ME ENCANTA. Yo, a muerte con Tania (cuando decida si se queda en algún partido o qué, claro). 

Estoy deseando que empiece a compartir vídeos lacrimógenos porque eso es lo que se debe hacer cuando rompes con alguien: contar todo tu drama en tu muro.

De hecho, va a ser tal que así:


Es más, me he querido imaginar cómo habrá sido la relación de Tania y Pablo vista a través de Facebook (y que es un poco reflejo de todos nosotros porque Tania y Pablo son nosotros, son pueblo, nada de casta, eso ha quedado ya claro).

Cuando se conocieron, en San Kanuto o algo así, Tania dejó un mensaje típico, muy sutil, para que él no se diese cuenta de que iba por él... O sí.


Luego, empezaron a conocerse. Pablo la invitó a una tasca (nada de imperios del 'fast food', nada de capitalismos, una tasca donde lo mismo hay unos señores jugando al dominó que... Nadie más, porque si hubiese alguien más sería El Palentino, en Malasaña y ya no sería propio de ellos).

Es entonces cuando Tania ya dejaba entrever su amor.


Como veis, muy original ella.

Un día, Pablo le regaló una taza que decía "Eres la mermelada de mi tostada" y ella lo supo, eran pareja. A cambio, le dedicó, claro, su estado de Facebook:


Y así, felices y contentos, vivieron su historia de amor...


Pero... En fin, ahora todo eso se acabó y Tania...




domingo, marzo 22, 2015

¿Qué fue de... Josh Harnett?


¿Os acordáis de cuánto sufrimos por él en 'Pearl Harbor'? Bueno, para empezar, ¿os acordáis de él?

Últimamente me ha dado por pensar en gente que podría estar desaparecida, gente de la que fuimos súperfans (al menos yo) (pero eso no es mérito, en realidad) y que no sabemos a qué se dedican en el día a día: por lo que se ve, a trabajar no.

Así que cojo, busco una foto de Josh Harnett (hay que decir su nombre completo, Josh es demasiado familiar para ser alguien que, en fin, PODRÍA HABER MUERTO) (no está muerto, os lo aviso desde ya, estaría feo hablar así de él si no) y resulta que ahora lleva bigotillo y perilla. Y tiene los ojos como achinaos. Y, lo más fuerte, tiene casi 37 añazos (en realidad, 6 más que yo) (me estoy deprimiendo muy fuerte) (aunque ayer mis compis de baile -sí, ya me hablo con ellos- dijeron que creían que tenía 22... es guay y triste a la vez porque no los tengo).

TOTAL.

Que tiene 37 añazitos y que se ha puesto bótox a base de bien porque esa frente con cero arrugas dime tú qué naturaleza te la da. NINGUNA.

Y me meto en imdb, que como sabéis es mi página de cabecera, y resulta que, si bien en 2012 y 2013 JoshHarnett se dedicó a sus labores (lo del bótox, supongo) ha estado saliendo en la serie 'Penny Dreadful', que me quiere sonar de algo pero yo he estado entretenida viendo 'Palabra de Gitano' 'Gipsy Kings' y creo que vosotros con la movida del 'Ministerio del Tiempo' así que ni idea.

Y ahora resulta que estrena una peli, 'Wild Horses' en la que no salen ni Bruce Willis (como en 'El caso Slevin') ni hace de machito-lover como en '40 días y 40 noches' pero sale James Franco y sabéis de mi absoluta devoción por él desde que vi 'Juerga hasta el fin'... Así que habrá que verla.

Y veremos la vuelta a la pantalla grande de JoshHarnett, esperemos que resurgiendo de sus cenizas cual Leo di Caprio (con barco y elenco de modelos incluido).